Ir al contenido principal

Poemas en la frontera

Primera persona: Ella

Omar Pimienta

Littera Libros. Colección Litteratos. 2009

ISBN: 978-84-613-1541-3

64 páginas   8 euros

 

Daniel Ruiz García

A veces el panorama literario actual me recuerda a una gran competición de atletismo: todos estiran músculo, entrenan hasta el desfallecimiento e incluso se atiborran de anabolizantes intentando dar con el hallazgo editorial que de una vez reviente las plusmarcas vigentes. La industria editorial es cada vez más industria y menos editorial, y la eclosión de Internet, el e-book y todo lo que se nos viene encima no ha hecho sino afilar aún más las estrategias de producción y mercadotecnia, alejando cada vez más a la industria del libro del objeto que lo ocupa. Es un hecho que el libro entendido como bien cultural, como aportación creativa o intelectual cada vez importa menos. Por eso iniciativas como la que desarrolla la Asociación Cultural Littera Villanueva cada vez resultan más escasas y, considero yo, más necesarias. Reivindican un concepto editorial que a casi todos les parecerá desfasado y romántico pero que no hace sino reconciliarnos con la vocación humanística que siempre acompañó al cultivo de la letra. Desde hace varios años, esta asociación lleva a cabo una activa labor de difusión editorial cuyo enfoque lo aleja diametralmente de la corriente dominante en el sector. Explícitamente, la misión de esta Asociación es “publicar libros, trabajar por ellos –qué hermoso y reconfortante resulta este propósito- y dar a la imprenta títulos no enmarcados dentro del circuito comercial y, por cuyas características, jamás tendrían acogida dentro del mundo editorial”.

 

Una de las colecciones de Littera Libros es el ejemplo más palpable de la consecución eficaz de esta misión. Creada en 2008 y dirigida por el interesante y reconocido poeta José María Cumbreño –ha obtenido, entre otros, los premios Rafael Alberti, Ciudad de Badajoz y Alegría de Poesía-, la colección Litteratos busca a jóvenes valores con una trayectoria incipiente y con una voz distinta a los cánones poéticos imperantes.

 

El libro que traemos a esta reseña es la mejor muestra. Se trata de Primera persona: Ella, un estimulante acopio de poemas con una clara unidad marcada temáticamente por la nostalgia y el recuerdo de una persona querida (la madre) y estilísticamente por una voz fresca, desprejuiciada y muy cercana. Lo firma el poeta Omar Pimienta, natural de Tijuana (México), un aspecto decisivo para entender el tono fronterizo de su poesía, en la que abundan los anglicismos y las estructuras anglófilas castellanizadas. Primera Persona: Ella ya se publicó en México en 2004, pero es ahora cuando, merced a Littera Libros, aparece por primera vez en España, descubriendo una voz nueva, por neófita y por joven –Omar tiene sólo 28 años-, que dice las cosas de otra manera. La emoción y la rabia recorren en todo momento el poemario, una rabia suburbana y plagada de ironía, que está por encima de toda corrección lingüística y moral, y donde abunda el detalle nimio de lo cotidiano, la miniatura, como forma de elevación hacia conceptos sublimes como el amor, el paso del tiempo o la pobreza. Se lee como un Carver mojado en mezcal y contaminado de esa ética perdedora tan característica de los que viven en la frontera entre dos mundos.

 




los organismos unicelulares    

sólo han tenido un celular en su vida 



Comentarios

Lorena dijo…
ese chiste es para Ninis!


jajajajaja.

(soy un organismo unicelular)

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.