Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2002
El azúcar sobre la tele que no enseña nada
Un horno sin pavo ni luz interna que me diga
que el vacío es temporal
la cocina sola, diferente a otros tiempos.
la teleynovelas sobre la mesita
con verónica castro en la portada
¿Cómo no ponerme nostálgico?
Si no le han querido dar novela ni programa.
nada que leer.
escribo con un plumón rojo que usualmente
uso para marcar soleras y tubulares.
Talvez exprese algo fuerte (pienso y descarto de inmediato)
como si con plumas punto fino me saliera algo tierno.
¿qué hacer?

El nivel de la casa que jala mi silla mientras escribo.
La impresora mula que me parpadea un foquito.
El suéter que usare al salir, con estampados de arbolitos
para ver si este viento los mueve.
¿De donde esta necesidad de nombrar las cosas?
Costumbre de general de guerra
contando uno a uno sus soldados restantes.
Talvez algún gen perdido de alguien que si peleó.
De unos años para acá, siento que en el día del pavo,
Les va mejor a ellos.
Dios bendiga al Internet
Hoy me llego un E-mail de SDSU sobre como va el proceso de mi ya tan necesaria admisión. Lo bueno es que no me escribieron por correo ordinario. Al recibir el mensaje no pude evitar el recordar la primera vez que me cayó el 20 de que algo no andaba bien. Tendría unos 11 años y, aparte de sacarme los mocos, coleccionaba cartitas de baseball. Un día de tantos me salió una carta vale-por -un -set -completo del 10th anviersary edition de fleer baseballcards. Que chingón pensé yo, pero no. ¿lo mando y a donde me llega? ¡Apá!, ¡apá!, ¡amá!, ¡amá! nadie me podía dar razón. Terminé dándosela a un primo para que la mandara y sincho se las clavo por que nunca las vi. Ahora mi dirección real-no virtual- es con una tía, pero casi no voy, y cada que voy me da, no se que, que piense que únicamente la visito por las cartas. todo mis problemas gringos son con cartas. Desde coleccionables hasta biles que pal caso también colecciono.
Pero ahora dios bendiga al internet por …
Se fue el agua en la liber. El Tambor saco un buen de botes de la pila pero yo nunca he sido de jicarazo, si con regadera me da gueva.
Pero ahora la esquizofrenia me persigue, en este instante la compañera que husmeaba lo que estaba haciendo se retiró antes de lo usual, tengo un escudo protector de cuatro computadoras a mi alrededor desocupadas. Si alguien cree que exagero entonces por que son las únicas sin usuario en el laboratorio. México me manda a estudiar al extranjero (que chingon se oye) bien gediondo.
Huele a humo de cigarro
—¡Tu carro huele a humo! — Así empezó todo. No tenía ni dos semanas de haberlo comprado, Claudia me lo dijo haciendo esos gestos que hacen las mujeres cuando algo les da asco. Yo no lo había notado, como fume hasta que nació la niña, pues, creo que la nariz se me acostumbró. Un BMW convertible rojo, la envidia de la liber. Cuando lo compré estaba enterito, el Papo me dijo que lo agarró del remate que hacen los migras. --Tenía el frente hecho mierda, el cabron que lo manejaba dejó los sesos en el parabrisas--. El Papo es así de franco, desde que le presté una feria, que dizque, para que pusiera su cuarto de pintado me tiene buena fé. Al principio me miraba medio mal, decía que el negocio no era para mí, que yo ya la había armado, que con mica para que me metía en estas chingaderas. Al fin y al cabo terminó trabajando para mí. Desde la muerte del Padrino su negocio no anda…
ya le§® 2 horas de blogs

El viernes fui al taller de narrativa (segunda generaci§³n) no fue cristina pero le§® de todos modos. Creo que me fue mal. Aunque logre algunos buenos comentarios saque los acostumbrados ⌠profundiza interioriza¡ö y los cl§¡sicos que la dem§¡s gente toma como si fuera bien f§¡cil de arreglar (errores de tiempo, cacofon§®as y de mas palabras que significan que se lee bien pa la madre. Me enter¨¦ de esto del blog v§®a Amaranta y Mayra y me dije a mi mismo, ⌠mi mismo (como dice polo polo) amonos a cocofanear al ciberspace.
Saco del frasco viejo de café los dos últimos billetes de aquella herencia tan pequeña
Tengo entre mis manos el bill de la luz y la ultima letra de la muerte.