Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2004
Pequeño crokis de casa:


Vivo en un casita en un segundo piso.
Sarni vive en una azotea que es mi patio
Mi patio es el techo de la casa de mi hermana
La casa de mi hermana fue la casa de mi madre y de mi padre
Mi casita es en realidad un cuarto grande con un refrigerador que no sirve y una estufa que si sirve pero no se usa.
Sarni tiene una casita dentro de un cuartito de tilichería sobre el techo de la casa de mi hermna que es mi patio. (mi hermanana no, la casa)
Mi casa es una de tantas de la parte baja de la colonia utopicamente llamada la libertad.
La libertad es una de las últimas colonias de México y fue la primera en Tijuana
Yo tengo un techo con goteras y no puedo dormir.


Se empezaron a mojar mis pies. Soñé un instante que estaba en una playa y de vez en vez llegaba una ola a mojar mis plantas. Despues cuando la humedad ya no tenía forma de disfrazarse de sueño, me desperté.

Una gotera

Me levanté como mi pezadez me dejó y caminé (o mejor dicho patiné) con mis plantas …
Se acaba de pronto el azúcar, los vasos limpios, el tiempo.

Tu sonrisa que he olvidado me recuerda a alguien que he olvidado.

Porque se van amontonando los recuerdos y simplemente se acaba el espacio
Salen desalojadas imágenes que sabias perdidas
desbalagadas bajo otras imágenes que a su vez se encontraban superpuestas.

Porque al buscar algo extraviado encuentras lo que ocupabas antes
y así hasta nunca ponerte al corriente
nunca encontrar lo necesario.

Porque lo ideal sería no perder nada
Ni el tiempo que dura en encenderse una imagen.

Porque recuerdo números telefónicos con los dedos, sin pensarlos,
por eso,
por eso recuerdo en ocasiones tu sonrisa.
A ti, solamente un poco. Lo suficiente para volver a olvidar.
regalos:








navidad abolañada.

el cuento el ojo silva rules!
Por si alguien quiere saber como está el cruce a las 3 de la mañana por el cerro de la Liber, todo calmado, cero bruma y migra al pie de la barda. Dormido o no, quién sabe, no tengo telefoto.
Probete


I

Pobrecita sin-taxis. Que alguien le de raite por favor
Que se siente feo caminar por estas páginas tan oscuras.


II

Yo era tu pasado imperfecto:
el verbo con(que)jugabas mientras hacías otra cosa.


II

Quiero tener un hijo contigo y que le pongamos diptongo
Y una niña a la que llamemos onomatopeya

Ponerlos a leer los clásicos cuando tengan 7
para que nos odien a los 9 y a sus hijos les pongan José y María
y que al final siga, todo, siendo literatura.



Después de un buen de tiempo limpiando mis canicas enlodadas sale el librito.

Sale en una serie de tres especificados aquí abajo.
Amaranta, Maggy y su servilleta. Pronto postearé la fecha y el lugar de la presentación.

Si alguien quiere leerme sin faltas de ortografía
con el orden de renglones que no me deja manipular el blog
cáiganle a la presentación.
Pronto, muy pronto en a place near you!


co-ediciones La Línea/Pressless.
Ediciones de la Esquina./Anortecer
Tres libros tres.



Bravísimas BravérrimasAmaranta Caballero (Guanajuato Guanajuato 1973, como a las 5:32 p.m.). Llegó a Tijuana buscando una mejor vida –como tanto migrante– y se encontró con un muro que se ahogaba. Ha probado diferentes trabajos para poder sobrevivir en la frontera: traficante y vendedora a menudeo de líneas, copilota del taxi del amor, vendedora ambulante de poemales, diseñadora editorial. Actualmente es poeta empírica y madre soltera de la gata-tigra más sádica del norte. amaranoia@hotmail.comwww.amarantacaball…
Dices adiós

Te imagino de niña
con la mano meciéndose a la ventana trasera del carro de tus padres
en retirada

Vieja,
del brazo de algún nieto, camino a algún asilo donde:
seguramente estarás mejor

Así, justo como te ves ahora,
con tu pelo suelto y la bufanda de colores,
así, nunca te hubiera pensado diciendo adiós.

Tal vez tengas razón, estoy enamorado de la mujer que te imagino.
Quiero hablar contigo sencillamente

Mantener una distancia entre la mesa,
Dejar que las sillas opinen

Creo tener la razón en algún lugar
déjame busco, siempre olvido donde escondo las cosas

Qué cuánto te quiero, preguntas.
De mis yemas a tu mejilla tibia
Cuando estoy lejos te amo, cuando te beso apenas y te pienso.

Qué cuánto te quiero, en serio
De un extremo al otro de tu boca
Cuando sonríes es más, cuando entristeces es menos.

Qué si algún día pienso amarte perdidamente
No sé, últimamente estoy algo perdido.

Qué eso no es lo que ocupas, qué estoy péndejo si así lo creo.

Tu silla se levanta, toma: bolso, saco y sale a calle

Puedo ver como se contrae tu boca y mis yemas comienzan a extrañarte.
Campaña ludo-informativa en SanDiego State.








El mofles y yo nos fuimos a pistear
Nos preguntamos por que sacaron a Osorno y luego dijimos que el cambio fue bueno
Por qué se piratearía el loquito
Por qué habrán jugado tan mal

53 años de no ganar no son tantos

mofles le dio un trago a la caguama y me preguntó si yo creo que María morales seguirá en el equipo

contesté que no estaba seguro. Qué si no sería más sano cambiar de equipo
el mofles contestó que primero escupiría fuego antes de dejar de ser rojinegro

me dijo, Me tengo que parar a las 5 para estar en el taller a las 7, se levantó de la barra de sótano suizo, carnal el torneo que viene ganamos porque ganamos. Pagó la cuenta de ambos se empinó la caguama y se fue.
La mujer de mis sueños


Cuado la saliva resbala hacia la almohada y alcanzo a salvarla
(el sueño que se va y regresa)
en ese instante,
anterior a la caída, por un segundo,
solo por un segundo te recuerdo
Ya no te sueño.
Llueve cabrón y yo miro los tres documentales de Patricio Guzmán la batalla de chile
Lleve y me quedo dormido porque el blanco y negro en las películas tiene ese efecto en mi
Empiezo a soñar algo relacionado con obreros que apoyan a López Obrador
Me despierto y sigue lloviendo

Suenan las campanas de la iglesia y me pregunto por qué esas cosas no se oxidan
Me preocupa el Sarni que ahora habita, a salvo de la lluvia, un gigantesco cartón de leche que alguna vez expuse, hasta que sirvió de algo. (Sarni por cierto ya encontró casa. Selene Preciado se compadeció de él) Aquí ya hay tres gatos más y pareciera que se reproducen con la lluvia como los gremlims.

Llueve y tengo que escribir tres ensayos finales.
Hace un frío mamón que nace en la médula y no se quita con ningún suéter.

Empiezo a pensar que extraño y me digo: llueve
Empiezo a sentir las ganas de escribir algo triste y me digo: llueve
Entierro la cuchara en el café y se me antoja un napolitano.

Últimamente vivo en la total apatía, …
Ya me estaba quedando jetón y empezaron los cuetes y después la música. Desde la Liber se escucha el parisote que se está armando en el palacio. Si no hiciera tanto pinche frío ya estuviera en el concert y comiéndome un elote (cocido con agua de la llave -diría mi jefita que en paz descanse- aunque ahora que lo pienso a lo mejor lo decía para no darme, porque igual, ella sí se lo comía) me pregunto si ella hubiera votado por Hank; lo bueno que murió creyendo que Salinas era un gran presidente.