Quiero hablar contigo sencillamente

Mantener una distancia entre la mesa,
Dejar que las sillas opinen

Creo tener la razón en algún lugar
déjame busco, siempre olvido donde escondo las cosas

Qué cuánto te quiero, preguntas.
De mis yemas a tu mejilla tibia
Cuando estoy lejos te amo, cuando te beso apenas y te pienso.

Qué cuánto te quiero, en serio
De un extremo al otro de tu boca
Cuando sonríes es más, cuando entristeces es menos.

Qué si algún día pienso amarte perdidamente
No sé, últimamente estoy algo perdido.

Qué eso no es lo que ocupas, qué estoy péndejo si así lo creo.

Tu silla se levanta, toma: bolso, saco y sale a calle

Puedo ver como se contrae tu boca y mis yemas comienzan a extrañarte.

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.