Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2003
Porque son mejores los años de:

libros a medias
tráfico lento
recuerdos digeribles
pocas firmas
bugambilias corredoras
dolores soportables
miradas de pasillo oscuro
gente buena
búsquedas no tan urgentes
un solo ojal sin botón
#4 (papas y soda medianas)
leche no tan caduca
pérdidas no mayores a una muela
tactos de papel de china
vuelos atrasados
azucarero con solo 3 hormigas
siestas a media función
nubes sin formas
premios de media sonrisa
80 carros carril derecho (padre kino)
plumas bic punto mediano
juegos empatados
3 días sin agua por mes
angustias de limón amarillo
discos piratas no tan piratas
fiestas largas
vientos de Santana
llantas ponchadas
llantos puntuales
cambios tan drásticos como dar vuelta a la esquina
vasos a medias
aleteos incesantes

por eso, y porque ya vendrán años perfectos y años jodidos, les deseo un 2004, austeramente, bueno.
Qué quieres: Una piel casi marchita, un ojo

Una calle amordazada

Qué esperas: Un silencio titubeante, una prorroga
Una vida donde la niña piromaniaca del ojo incendia los restos de tu imagen
Qué buscas: Un árbol que de razones, una pestaña
Una lista más de gente lista, un YO reconocible

Qué quieres: Dime, que aquí estoy y no pienso roer mis dedos para no escribir
Qué buscas: Dilo hoy que los ecos tartamudean y las paredes callan
Qué esperas: Que aquí la luz se apaga a media noche y después pasamos lista:

Piel marchita
Calle
Cerillos
Pestaña
Yo, mis dedos.

Dime qué quieres, qué esperas, qué buscas.
los festejos de navidad se llenaron de "bajas"

Mery chismes.

El interventor de gobernación, Tambor, declaró desierto el concurso en base a la influencia del alcohol sobre el conductor del programa.
evento Maquila
















Detuvo el carro. Sus piernas temblaban despacio, como las sombras ante la flama de un cerrillo. Highway 805 sur de noche y tenue lluvia; un inmenso SUV, camino al norte, brincó el pabellón y calló de costado justo en el espacio que ocupaba su carro dos segundos antes.

Encendió un cigarro que temblaba un poco más que sus piernas. Al encender la llama asimiló las sombras y dio con la similitud de la fragilidad (flama: piernas).

Sobó sus (sienes: temporales) y aquí admitió la similitud de las gotas apartadas por su limpiaparabrisas y su cráneo (lluvia: fluido espinal cerebral)

Asimiló la idea de una deidad y después la redujo a la de alguna “razón”. ¿Por qué ese auto no calló justo 2 segundos antes o 10?

En su retrovisor, a lo lejos, centelleaban los códigos de las primeras patrullas.

40 segundos después encendió el carro. 20 segundos después del primer giro de las llantas lanzó por la ventana el cigarro con ¼ de vida.

En un punto donde el cigarro tocó por primera vez el piso y giró …
probete artete de la expo de mañana.







Tras el auricular acostado: Silvio Rodríguez. Una mano trata de, mágicamente, arreglar la conexión del teléfono, borrar la estática que se obstina en opinar, decirnos que estamos mal o que yo estoy mal. Tras Silvio se escuchan pasos, la mano precisa que toma el auricular con la calma de quien piensa que el interlocutor no escucha más que la voz.
Todo habla: El cansancio, la cobija interpuesta, el cabello friccionando con el plastico de la bocina, la tristesa acampando en la faringe, los ojos que adivino.
La comunicación vuelve a fallar. De nuevo la estática se aferra a su opinión y tú no la escuchas o la ignoras, sigues hablando.
Del otro lado no hoy musica, y se habla como si se supiera que el interlocutor escucha más que la voz, mas que la inseguridad amordazando la faringe.

Buenas noches.
Igualmente.
Miguel abrió el refrigerador buscando crema para el café, los frascos que se golpearon entre si por la inercia fueron, digamos, el pañuelo. La puerta fría fue el hombro que le gustó para llorar. Un brazo apoyado en ella y el otro en el congelador cerrado. Miguel, con la cabeza baja y el cuerpo jadeando era una sombra, como quien se atraviesa en la pantalla del cine pero increíblemente más triste, o talvez no, dependiendo de la película o la circunstancias que obligan la retirada. Duró lo que el frío le permitió, después tomó la crema que se congelaba al costado de un tupper que nunca se vaciaría. Cerró la puerta y con ella la poca luz y la imagen, y por consecuencia también el texto.
Mérida, Yuc., 10 Dic (Notimex).- La Agencia Federal de Investigación (AFI) inició ya la búsqueda de los ex funcionarios Miguel Nazar Haro, Luis de la Barreda Moreno y Juventino Romero Cisneros, presuntamente involucrados en la desaparición de militantes de organizaciones y agrupaciones sociales en las décadas de los 70 y 80.


de aquí la noticia.

(http://mx.news.yahoo.com/031210/7/14ofr.html)
Lunes de principio de siglo

Contra portada de un día clave donde sonríe alguien que sorbe café con cautela y pan dulce
la solapa de la semana, donde leo lo que viene en este libro que no abriré para no terminarlo
el prorrogo de este mes que es más que un ensayo o un simulacro
la lectura de tu mano, sobre una línea que avanza despacio
el indice
comino a las páginas con dibujos.
esta semana se lee por las noches y con luces de semáforo parpadeantes.

Lunes de principios de mes de final de año, y yo escribiendo de nuevo.
Maquila: todos invitados.

Jungle I&Ites : timo, nennai, v_rama, arcángel, tj neggus, versos sobre papel.

live mixing video: vj cro, vj epileptic y amigos especiales.
música electrónica en vivo: lazo invisble, miel, libélula

arte instalación: maquila, yonque art, omar pimienta, abraham cabrera, irma elizondo, jaime ruiz otis

performa:melissa cisneros, las quiero

expo / venta: compra creatividad funcional, muebles diseño maquila, vestimenta, pintura, foto.

diez $olas cover.
Invitación cordial.







los esperamos.
Vengo a ofrecer lugares comunes.

Un cigarro en llamas balanceándose al filo del cenicero
tap, tap, los dedos marchan al costado del incendio, ávidos.
En un descuido lo tomas de nuevo y lo adhieres a tus comisuras.
Inhalas. Contienes. Exhalas.
De nuevo el equilibrismo
de nuevo los dedos
de nuevo el descuido.
Los cadáveres arrugados yacen entre sus cenizas: Bajas de guerra.
Diez minutos más.
Otro café.
Mas humo sobre la mesa (suficiente para una escape digno de mago)

Las llamas del cigarro alcanzan el techo.

Y aun no son las diez.
foto dedicada a Jen Hofer