Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2006
Texto para presumir una publicación.

La otra noche, platicando con el Jofras llegué a la conclusión de que en el 78 no nacimos mucha gente, que fue un año malo para las parteras y que los meses del 77 y principios del 78 no fueron muy fecundos. Mis deducciones terminaron en la teoría gracias a que ni él ni yo, ambos del 78, conocemos a mucha gente de nuestro año. Yo por ejemplo recuerdo a unos cuantos y cada que conozco a alguien más que coincide me pongo muy feliz, como si fuéramos primos o hayamos sobrevivido una guerra, como si fuéramos un grupo de espermatozoides que se lograron ante todos los obstáculos, que llegaron a un óvulo increíblemente maternal decidido a protegernos o algo así, algo por el estilo.
Hace unos días me enteré, leyendo la revista Biblioteca de México que puede ser posible, que en verdad no seamos muchos los setentayocheros. En las ultimas páginas en una antología de Alí Calderón titulada “la palabra es un tigre en el pastizal del ojo; la generación poética de …
Ya me estoy poniendo ruco, ya casi no escribo, veo con real interés los atardeceres y exclamo: que bonita tarde

Por ejemplo hoy, me servía un café en un oxxo, un paquetito de azúcar, uno de crema y que un niño me pregunta dónde están los chocolates, o los panes, no lo recuerdo bien, el pedo es que me dijo señor. Soy desde hoy para todos y cada uno de ustedes, con un gran orgullo Don Omar.

Regaeton is in da house!!!!

Don Omar Pepper, tu pum pum mamy mamy.

Se despide de con ustedes, el hijo de doña Sara, de barrio bravo, con amor DOP.
paso al costo blog de poesia chilena escrita durante la dictadura, dentro y fuera.
cortesia de la profesora Strejilevich


http://www.poeticasdechile.blogspot.com/
si nos ponemos a platicar, de todo, de cómo fue que llegamos a un sofá y no me refiero físicamente sino históricamente. Cómo fue que alguien dijo: fabricaré un sofá y lo hizo. Y cómo alguien dijo, mira alguien fabricó un sofá sentémonos. Y cómo fue que alguien más les siguió el juego y se sentaron y compraron su propio sofá y ahora después de un par de siglos si no es que más, si tomamos en cuenta que ese Luis XV en verdad tenía su propio sofá, ahora tu y yo sentimos la comodidad de un sofá y lo tomamos como si siempre haya estado aquí, y si lo parece pero históricamente no es sustentable. Y si hablamos de eso y de cómo llegamos hasta aquí a este sofá en particular en este tiempo especifico en la historia, porqué no podríamos hablar de la vida, de esa casa abandonada donde dormimos, de esa puerta sin marco: tu boca cerrada.
Hay días de hojas cuadriculadas,
días de doble raya, de dibujo,
días hoja de trabajo,
días cartulina, recibo,
días hoja membretada,
días marca de agua, cuche,
días papel fotográfico
días a rayas simples o como de cuaderno de zurdo
días de hoja húmeda o manchada de café
días en blanco en los que no se escribe nada
en los que me pareces letras y te leo todo el día.
Ya sé de donde mi fascinación por la luz.
mi padre fue soldador y su padre fotógrafo sin embargo nunca vivieron juntos

Ya sé de donde mi fascinación por las palabras y sus caleidoscopios
Mi madre escribía de amor y su padre que también escribía golpeaba a su mujer

Ya sé de donde mi fascinación por recordar
mis hermanos fueron todos mayores y sus padres les dieron un hermanito
Que se fascinaba con todo.
Se fueron las estaciones como en un scan progresivo
cuando comenzaba a encontrarles ritmo se brincaba a la otra
así hasta llegar a este invierno que se escucha como si me estuviera alejando

En una carretera húmeda
pensando en el parabrisas
no en los dígitos de la pantallita verde que enloquecen
como si fuera una bomba
o mis años.

Tú dormida en el asiento del pasajero
ese tan incómodo
en el que de alguna forma u otra, viajamos todos.
Memoria de las tardes envueltas de frío

Recuerdo cuando llamabas para preguntar por cosas dejadas atrás
en línea ocupada: llamada perdida.

Pedacitos de papel esparcidos como confeti por la casa.
como si se barrieran recuerdos
junto a las hojas y los fragmentos de escoba que pierde el cabello.

Cambia, recuerdo y luz
busco tu cobija, la que dejaste
para tapar mis hombros y pasear mientras barro.
Hoy, a dos días entrados del 2006 y porque el seis es mi número favorito, dos textitos que me autocensuré el en el 2005. va que esto del blog tampoco es pa echarse tierra.



Alguien me dijo que era mal amante, o algo por el estilo, lo recuerdo entre sueños.

Alguien me dijo que si me rasuraba el bello púbico mi pene se miraría más grande
no es verdad simplemente se ve solitario.