Ir al contenido principal

Clevelandia.


 La primera sorpresa fue encontrar frente a mi hotel esta pieza de Gehry. 
 Cristián me comentó que la leyenda dice que se terminó el presupuesto y le siguieron con ladrillo. Lo creo, en todo caso hacen un contraste interesante los materiales y me gusta la idea de que alguien como Gehry pudiera calcular mal un presupuesto. 
Si el edificio por fuera era interesante, por dentro, como Cristián me lo dijo, era mejor. Sexy curves, niveles que se empalman, pasillos y puentes, en definitiva un espacio en el que se podría filmar una buena escena de ciencia ficción o de comedia romántica. 
Me dio un poco de envidia, tengo que admitirlo, pensar en el privilegio de poder estudiar en un espacio así, y en un ataque de hater(ness) dije: pero si parece que estoy dentro de un intestino. 
 Mi segundo paseo fue al MOCA alegué una rebaja por ser estudiante, me vieron con sospecha pero no tuvieron opción. 5dlls.  3 piezas llamaron mi atención.
 Valérie Blass: Je suis une image   

 Xavier Cha: Abduct

Pero  la pieza que más me gustó fue ésta de Cécile B. Evans, pásenle al link, su página está muy buena. Me gustó cómo analiza nuestra obsesión con el cuerpo, cómo creamos avatares para expander nuestro poder sobre otro cuerpo cibernético, en ocaciones olvidándonos del que habitamos. La pieza habla también un poco sobre lo que dejamos en línea y lo que podría perdurar de nosotros en línea ya que nos cargue... cool stuff. 

 Claro, saliendo del museo planté mi bandera en el semáforo, expandiendo Colonia Libertad hasta Cleveland. 
 Hablando de banderas. 
 Algo que me gustó de Cleveland fue sus casas. 
 Una moto with an old blue raincoat and a smiling brick.  
 Toda la luz para ese sótano.
 Durante la cena se discutió sobre el descaro de los venados, sobre la visita de los mismos. 
 Cristián descifrando si esa era leche que no era leche o era leche en verdad. 
 Luna
 Cristián Gómez Olivares y uno de tantos de sus tremendos poemas :

MUSÉE DES BEAUX ARTS
(otra versión libre)
Por qué no se le puede dedicar un poema al cansancio.
Cuando alguien se muere siempre es el hijo de alguien.
Todo lo que no sea autobiografía es plagio. Y aunque no
hemos asesinado a nadie en la iglesia, aun así se nos acusa
de ampararnos en la belleza del verano para recorrer con
desvergüenza el litoral central, confundiéndolo con las
playas de una normandía que hasta entonces sólo
nos sonaba como un desembarco. Así y todo,
los concesionarios abren desde mediados de
diciembre hasta que el sol nos acompañe:
las bondades del modelo han pasado desapercibidas
para los que insisten en encontrar el santo grial
ya sea en los restaurantes de cartagena, ya
sea entre los que hablan un francés con el
acento indescriptible de la Alianza: el exilio,
a fin de cuentas, era este cansancio después
de sacar la nieve de la puerta de tu casa,
los ojos irritados por leer los diarios en la
gastada pantalla de tu computador, donde
se comenta la muerte de un niño que siempre
fue el hijo de alguien, las alas quemadas por
haber volado tan alto son la copia que
ennoblece el original: la piel de esos bañistas
que tirados encima de la arena y de la playa
atestiguan con desdén al sol y su autoría.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.