estoy en el aeropuerto de Bogotá. la revisión es detallada pero nada grave, nada que en aeropuertos gringos no me haya sucedido. Llueve afuera. Llegaré a la ciudad de mexico a las 6 am y tengo que esperar hasta las 10 para viajar a Tijuana y luego a dar clase y luego a dormir dos días.

Medellín es extenuante, una ciudad muy amigable, hasta sus malandros parecen amigables pero bueno no hablé con ningún malandro que no le interesara el arte o la literatura. Gaby y yo duramos un rato intentando hablar con Helí Ramirez un excelente poeta que quiere desaparecer, pero no tuvimos la suerte. Los dejo con un poema tremendo y las imágenes de la expo.     

(consulten un diccionario de parlache en línea si tienen alguna duda, pero en general creo que se filtra todo) 


ERAN LAS TRES DE LA TARDE LAS TRES

Junto a la iglesia vivía una familia de un chucho
que era tombo
y en un atraco que hicieron en el banco
donde él camellaza cuidando billetes

Hubo bronca y lo quebraron en el candeleo que hubo

Se las quiso tirar de bravo y lo pusieron
y lo pusieron a llevar del bulto

Le dieron en la cabeza como en cine

En la gallada se sintió una especie de descanso
cuando sucedió lo del cucho ese
Algunos llegaron a decir:
“-…creyó que éramos nosotros
esos sí le dieron…”-

Dejó una pelada morenita de unos catorce años
motilada cortico
con unas piernas morenitas lisitas
con unos senos… qué pelada era…
La gallada la veía pasar por la esquina
y cuando el cucho ese estaba vivo
sóla se contentaba con exclamar entre sí
“…uy qué vola…”
ni siquiera se atrevían a vasilarla
por miedo al cucho ese y tombo y tal…
Milin exclamaba en la cumbre se su trava:
“…uy hermano esa sí es una chimba…”

Sentía ella sentía que era gustadora
pero a los muchachos del barrio a la gallada
los despreciaba ella

A los más gallinazos que se le arrimaban
les decía ella que el hombre para ella
no era como nosotros los del barrio
que el hombre de ella era de gente bien
Esa dizque era la carreta de siempre
según comentaban el zarco y el zardino los únicos a
los que ella medio les aceptaba charla

Eran las tres de la tarde las tres
cuando les dio el arrebato de hacerle
el rebolión a la pelada morenita esa hija del tombo ese
finado ya

A mí esa pelada ni me iba ni me venía
Cuando amanecía con ganas de alguna pelada la
miraba de cuando en vez pero fuera de ahí nada
me gustaba como mujer pero no me caía bien
sólo porque era hija de un tombo
(… Qué caso sabe cómo es: el cucho del cucho
fue tombo un tiempo en su pueblo
dos tíos también fueron tombos
un hermano mío es tombo…)
y no me caen bien los tombos no me caen bien

La gallada la condenó a acostarse con la gallada
al mismo tiempo condenaron al zardino a la
humillación
(para la cobardía de él era un placer)
de picarle arrastre por ser él el único
del que ella aceptaba carreta en forma
y hasta salían a dar vueltas

Lo obligaron a que la sacara a caminar
por los lados de la cancha

Milin fue el que les metió la idea en la cabeza
el gago por hacerse más llave de milin fue el primero
en apoyarlo
y porque era la única forma de tocar a una pelada
su cuerpo
luego el apoyo del tuzo y con el apoyo del tuzo el
resto de la gallada

El zarco callado se hacía el bobo
lo miré
y entendí por qué a diferencia de otras ocasiones
no se unía a ellos

En ese entonces vivía tragado de esa pelada
y pensaba dizque conseguir un camello
y volverse juicioso para casarse con esa pelada

Pero el zarco es como todos los famosos braveros
de galladas
que no son más que gallinas con plumaje de gallo
queriendo a esa pelada y sabiendo lo que le iban
a hacer
no fue capaz de responder por ella y defenderla

travadísimos estabamos…
el viento parecía hojas de cañausal
cortando la piel
milin como siempre en cosas de sexo llevando la voz
De un momento a otro milin
pescó al zardino
por la camisa y le dijo:
-“te vas por ella
la sacas con paro cualquiera
la llevas a la heladería
la calentás con roncito y abejorreo
después la llevas a caminar
por los lados de la chancha
allá les caemos nosotros
si no lo haces te enciendo a fierrazos
y cuelgo tus tripas en la puerta del café…”-
Detrás del zardino salieron
el tuzo la bruja el negro y el gago
a vigilar el cumplimiento de la orden dada por milin
y a través de milin la gallada

Cuando iban llegando a la cancha
veía temblar las manos del zardino acariciándole los
senitos a la pelada esa

Como en un sinta de las que presentan en guayaco
saltó milin y la gallada sobre ellos
el zardino salió marcando ochenta

La pelada no dio más de un grito
las manos del negro le taparon la boca

En el suelo abierta de pies y manos
repitió la misma escena de otras peladas
la misma escena: semen rodando
gemidos no de placer sino de dolor
sangre sudor
ojos salidos y brillantes
y pasa un yet y aplasta los quejidos

Luego la quietud de la pelada
la sangre sonriente por su vulva sonriente para afuera
en chorros

Odiando y con asco contempló a la gallada desde
cierta distancia

Pienso entre mí: si ese cucho hubiera estado vivo
no habían sido capaces de hacerle eso a esa
pelada
pero como no estaba vivo
pero como estaba durmiendo para adentro…

En donde era esa cueva hoy es una tienda.

































Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.