Ir al contenido principal

la prima-el primo- y gio


Escrito en el tren Madrid-Málaga
Llegué hace dos días. El martes por la mañana, como siempre no apunté ningún dato de los lugares donde me hospedarían ni los boletos ni las direcciones ni teléfonos de nadie. Llegué a la residencia de estudiantes. Ahí se había quedado infinidad de escritores y artistas: Lorca, dali, buñuelo y muchos más, no pasé más de 5 horas ahí, y eso que las pasé durmiendo. En el desayuno me robé una manzana y me miraron feo (de qué otra forma me podrían mirar después de la borrachera y 5 horas de sueño). Ayer leí. Casamerica es mucho mas imponente de lo que creía pero no había mucha gente ya me acostumbre a leerme a mi mismo. 5 son multitud pero qué 5, bueno tal vez más. El caso es que estaba ahí el primo Vuelvas, y la prima Sandrita, Ana Perez-Cañamares, Hasier, Gio, Olivia y Andrea a quien no veía desde mis años de SDSU. De ahí nos fuimos a recorrer algunos bares. Los Diablos azules de dónde me quería robar una foto de la pared pero el buen Gio me lo impidió porque ahí lo conocían y pues bueno tampoco era cuestión de joder la decoración. había algunas fotos de joaquin y Almudena. El primo y yo discutimos como siempre que nos emborrachamos, algo sobre el autor o la obra, yo digo que el autor él dice que la obra yo creo que tiene planeado convertirse en el dictador de Colima porque sabe que su obra podrá hablar bien de él y no se quiere preocupar del autor. Gio me encaminó a la residencia y en el camino nos topamos con 2 personas que no conocía pero ella habló de ver al Barza en el estadio y como se pueden escuchar los pasos de Messi sobre el pasto, algo parecido a un galope y como se puede ver a Puyol orquestando desde atrás con los brazos y movimientos de cabeza. Seguro era la borrachera pero me pareció increíble que se pudieran escuchar los pasos en un estadio…

Comentarios

Marimon dijo…
Gracias por ofrecernos esa reflexión desde el ave Madrid malaga

Tren Madrid malaga

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…