Ir al contenido principal

Es viernes, teníamos pensado ir al concierto de nortec, hace un buen que no los vemos en vivo. A Granola le dio migraña y la verdad es que tampoco veía cómo conectar un boleto gratis. No puedo hacer ruido porque este se magnifica dentro de una cabeza que duele. Tengo mucho que hacer pero es viernes, los viernes no están hechos para hacer las cosas que tienes que hacer sino para hacer lo que no debes hacer. Afuera se escucha un helicóptero de la migra, un carro que pasa rápido con música que parece de videojuego, algún vecino tiene la televisión encendida y hay un silbido de un pájaro que debería estar dormido a estas horas. Me conformo con este silencio de teclas y ambientación de colonia liminal mientras the new TJ crowd sonríe ante el escenario. I’m getting old. Pero les aseguro que teclearé hasta que encuentre un ritmo.



Artesanía industrial (resistencia) 2002 expuesta en el concierto maquiladora de sueños incio de gira Nortec ya hace un buen de tiempo.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.