Ir al contenido principal
La revista más larga y delgada del mundo


En un bar de una ciudad ajena sacó de una mochila oscura, de la boca oscura de la mochila varias revistas largas y delgadas. Me las puso en la mano y fingí que leía, que me gustaban y fingí que fingía para que el simulacro fuera más allá de donde las borracheras permiten, para poder seguir tomando, escuchando la música y buscando un hombro desde el cual cantar. Di las gracias y caminé por el bar, busqué otros amigos, a viejos amigos, a nuevos amigos a esos que se hacen en un bar de una ciudad ajena, los que no irán a tu boda o a tu velorio, esos que nunca te van a acompañar en infortunios los que no tienen tiempo ni ganas de traicionarte ni mucho menos de verte por la calle pensando que piensas.

En una carretera de dos carriles con una cubeta de 5 galones llena de botes de cerveza y hielo: valiosa moneda de cambio en el desierto de sonora en tardes de junio.
Una mujer ojerosa, un piloto diestro, un copiloto que cumplía años, el altanoche y yo.
Él hablaba de la revista larga: los milagros existen dijo en algún momento, yo contemplé el reflejo de uno por la ventana era un cielo que encendía nubes para dejarlas caer como ceniza al desierto en forma de matorrales agresivos.
Sale de milagro, nos dice a los 4 tripulantes del volkswagen gris camino al este. El copiloto (el tambor) cumplía años quería llegar al mar a la bahía de Kino, el piloto quería llegar al mar, la mujer ojerosa quería llegar al mar, yo quería llegar al mar, él hablaba del siguiente número y quería llegar al mar para limpiarse la tinta del cuerpo y nadar un rato e intentar flotar.

En una lectura, sentados en una mesa, con el público al frente mientras nos decía que él y otros tres amigos subieron a orinar dentro del contenedor de agua que abastecía el pueblo. Uno de los amigos amaneció en el suelo. La revista nació después, imagino que muchos de los lectores tomaron agua potable, agua bautizada por el editor, agua de revista, casi tinta.

En esta ciudad, por la tarde, de manos de la mujer de pelo rojo que presentó su libro. Me comentó que al editor se le esfumaban las ganas de hacer milagros. Se le diluía con los días la manera de hablar con los impresores, las palabras y las sonrisas para distribuir, esas ganas de abrir los correos con los textos, acomodarlos uno tras otro en la computadora, lo que algunos llaman magia y otros llamamos terquedad o desesperanza vuelta heroísmo, se evaporaba paulatinamente. Después, a vuelta de e-mail supe del nuevo número, tan bueno o mejor que los otros.

Y así, uno a uno me han llegado prácticamente todos los número posibles de conseguir. Los últimos llegaron a mi en un cuarto de hotel donde todos sacaban cervezas del lavamanos, de bajo la cama, del ropero, de la regadera. Era un cuarto de un hotel laberíntico que resguarda una alberca al centro de uno de los tantos pisos como si fuera la fuente de la sabiduría a la cual, de igual forma, se le podía orinar. Un cuarto al que llegó alguien con sushi y lo perdió todo. Un colaborador o un lector asiduo, amigo del editor o tal vez el editor mismo, no lo recuerdo bien, sacó de la boca oscura de una mochila un par de revistas, un par de milagros delgados y largos y yo fingí que leía y di otro trago a la cerveza. En ese instante, a esas altas horas de la noche, entre la gente que gritaba borracha, creí poder ver entre mis manos la desesperanza vuelta heroísmo, me dio miedo y metí las revistas bajo el colchón.

Comentarios

víctorhugo dijo…
gracias por todo omar.

un abrazo

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…