Ir al contenido principal
Ojeamos con calma el álbum de fotos del fin del mundo.


Las grandes olas que se metían por la puerta de la cocina, por las ventanas, inmóviles, inmensas, congeladas, se puede ver con exactitud el último segundo del comedor cuando estaba seco.

el polvo sobre los libros, esas toneladas de polvo esas montañas de polvo, esos continentes sobre los libros.

El viento que convertía la ropa de los tenderos en papalotes, las casas en papalotes, y nos dejaba ver las raíces de los árboles después de doblarlos hasta tocar el piso con sus copas.

El fuego saliendo de tuberías rotas, gatos huyendo por las ventanas, al fondo tu bolsa dorada junto a tus zapatillas rojas dispuestas a salir de gala.

Y esa que nos tomamos dándonos un beso, dentro del carro que nos salvaría, atrás se ven dos mochilas que no recuerdo y algunas cobijas y mucho más atrás del cristal retrovisor, carros y gente: el éxodo. Al fondo, tras ellos, se ve avanzar la luz que deja las fotos en blanco.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Hace unos días Granola y yo fuimos a ver esta pieza de danza Casi chillo Eran dos bailarinas con máscara de pájaro, un tercer bailarín sin máscara y    claro    música Creo que fue la música y ver a dos personas intentar ser pájaros sin alas y sin plumas  O es que simplemente estoy más viejo y cursi
Hoy es el día después del pavo crearé una coreografía en la que soy un pavo escogeré una música igual de triste       tal ves la misma música. 
Me pregunto si estas dos bailarinas querrían llorar al ver a un hombre  de mediana edad intentar ser pavo sin alas y sin plumas intentar bailar.