Ir al contenido principal
Es domingo y ni siquiera tarde. Amanecí en la casa que fue de mis padres y poco a poco es de mi hermana y su hijo, de alguna forma sigo deshabitado. Acampé un rato en las afueras del sueño hasta que mi espalda me pidió dejar ese sofá que traga. Estoy de nuevo en mi casita. Tomé té. Lavé los trastes, recordé todas las casas donde he lavado trastes, talvez no todas, seguramente me faltó alguna, lo que sí recuerdo es que en el único lugar donde he quebrado un traste es en casa de Amaranta. También la recordé a ella y sus enchiladas mineras, y esos tiempos en que la poesía era algo no tan lejano. Hoy domingo no quebré ningún vaso, porque lavé puros vasos y tazas y copas y tarros y alguna diminuta cuchara con que agito el café y el té, mas bien el azúcar. Mi dieta poco a poco se hace líquida.

Pasé por los libros que saqué de mi nueva biblioteca. Inicié Una novelita lumpen. la novela está narrada por una italiana que se llama Bianca. Eso me hizo recordar un trapecio colgado del techo de un departamento de Nueva York. (Aprobecho para saludar). recordé a Rafa y su tesis sobre la pornografía y sus cigarros American Spirit y su calidad de siempre estar perdido. Recordé la oficina del profe Mario Martín, el profesor que más quiero y admiro de toda mi inútil y seguramente desperdiciada vida de estudiante. A él no lo recordé, recordé su oficina: todos esos libros que podrían ser una amenaza de incendio. Recordé la luz que entraba de este a oeste, por las mañanas entre las persianas; un poco también recuerdo la sensación de exilio. Todos esos libros me parecían frascos de tierra y arena, muestras recolectadas de un país que ya no será jamás, que tal vez nunca fue; frascos que se abren de vez en cuando para vaciar su contenido en las manos y traerlas sucias un rato, un rato bajo las uñas, para sentir que se sigue trabajando con las manos, que en verdad no somos tan inútiles que de algo servimos aunque estemos lejos y cada vez mas extraños.

Hoy es domingo y ni siquiera tarde. Siempre me sucede esto en domingo me pongo algo pensativo aunque seguramente terminaré riendo eufóricamente con los amigo ya por la tarde, cuando la luz baje y entren de oeste a este por mis cortinas y enciendan todos los libros tirados en el piso traídos a Tijuana de bibliotecas y librerías gringas, o de las ciudades esas que poco a poco también se van de México. A esa hora en que la quemazón me dejará una noche más sin casa. Con una manta sobre los hombros que me prestará un vecino, porque ya también se fue el calor de las noches. Regresaré el lunes por las cenizas a meterlas en frascos y así cualquier domingo en cualquier otro lado abrir uno, vaciarlo sobre mi mano para andar sucio un rato, un rato con cenizas bajo las uñas para saber que algo ardió un domingo por la tarde mientras yo reía y ya nada me parecía extraño.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…