Ir al contenido principal
Texto a razón de que me regalaron un pedacito del muro de Berlín, una piedrita.

Gracias.

Cuando tumbaron el muro de Berlín yo estaba en los Ángeles. No recuerdo porqué motivo gozaba de una semana de vacaciones en casa de María “la changa”, la mejor amiga de doña Sara. La familia de la changa, Doña Sara y yo mirábamos las imágenes del muro y sus morusas, la verdad es que no parecía importarnos mucho. A Juanito y a mi nos preocupaba disimular que sabíamos algo al respecto y que todas esas llevadas a la escuela tempranito valían la pena.

Fue una semana difícil, la recuerdo en fragmentos, como todo después de los años, por mi poco ingles y mi inferioridad numérica sufría de un gran acoso por parte de los tres nietos de “la changa”. Mis tenis, recién comprados en la zapatería canadá decían Reabok en lugar de Reebok y por lo tanto no paraban de burlarse de mí. Pero mi ignorancia no terminaba ahí; gracias a la efectiva influencia hollywoodesca yo aposté un buen putazo en el hombro a que los gringos habían ganado Vietnam, va, que el engaño no me dejaba aceptar ni siquiera el empate que Juanito alegaba:
nel, los gringos ganaron –afirmaba yo
nel, empataron, creo, pero estoy seguro que no ganaron—afirmaba Juanito

de aputazo en el hombro –apostaba yo que ya desde chiquito me crea muy sabio
de aputazo – apostaba Juanito con dudas, más gracias a la seguridad que yo emanaba que a sus clases de historia.

Le preguntamos a Don Juan que nos mandó a la chingada diciéndonos que eran los franceses los que habían perdido la guerra y que si no sabíamos donde le habían escondido la de don-predro.

Le preguntamos a Doña Sara que fingió no saber cuando supo mi postura Yankee

Le preguntamos a la Changa que nos ofreció unas enchiladas de mole pa’ que nos calláramos

Fue Joe, el tío de Juanito quien nos dijo que la “habíamos” perdido.
No recuerdo si me dolió o no el putazo en el hombro.
Recuerdo la carrilla: la de mis tenis, la de mi ignorancia.
Recuerdo que todas las películas de Vietnam se terminan antes de tiempo
Recuerdo que los niños a los 10 años pueden ser muy crueles, como si estuvieran concientes de que se preparan para la guerra.
Recuerdo que miraba caer el muro a marrazos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …