Alguna vez tuve un papalote que volaba a ras de suelo.
En la libertad no hay aire, solo una especie de suspiro que escala por la espalda.

Tuve una bicicleta que voló.
Aquí no hay una oficina para recoger las cosas perdidas.

Tuve un perro que pelaba los plátanos,
un gatito que jugaba a la liga.
Ahora mis mascotas son de yeso y barro
y sin embargo se pelean.

Alguna vez supe del sabor de los pasteles de lodo:
no me pidan mas patriotismo

Si recuerdo bien por favor olviden este post y limpien la historia de su servidor, no la mía, la de su navegador.

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.