Ir al contenido principal
Doctrina de la catástrofe.

Pisaste el suelo desértico con tus sandalias, esas de suela y amarras tan delgadas que parecías traer los pies descalzos. Bajaste del carro y estoy seguro que el eco se llenó de la música que oíamos. ¿Qué era, quién tocaba esa canción que intentaba ser alegre, lo recuerdas? Caminaste hasta la orilla. El gran cañón era tan magnífico que no cabía en palabra: Callaste y adelantaste el mentón señalando el gran vacío y sentí que entristecías (siempre que callas pienso que entristeces, creo que es la forma de tu boca). Yo tardé un poco más en llegar al punto donde estabas, la incomodidad de un viaje en carro por ese camino tan largo hizo de mis huesos una maquinaria pesada. Me detuve a tu costado, un paso tras de ti como si el paisaje te perteneciera o tu orbita visual fuera un campo impenetrable. Recuerdo que al ver la profundidad solo dijiste: mira que insignificante se ve el río allá al fondo. Asentí pero contemplaba el cielo. Miramos el tornasolado, la magnitud del tiempo, la capacidad de la fuerza, de la dinámica, las desproporciones. ¿Sabías que antes pensaban que una gran catástrofe era la causante de todo lo maravilloso, de todos los fenómenos naturales? Contesté que no, que no lo sabía pero me pareció una conclusión lógica y simple, sobretodo cuando todos pensábamos que el mundo era un bebé que nació con nosotros. Pues sí, afirmaste mirando el cañón como si ahí se encontrara escondida toda nuestra historia. Un señor se dio cuenta que el tiempo lo causaba todo. La doctrina de la uniformidad: el tiempo. Y no diste más explicación como si no la necesitara, asentí porque me costaba mucho trabajo aceptar que no era tan inteligente como trataba de aparentar. Miré hacia abajo y vi el río. Lo imaginé gigantesco, un maremoto que se metió al continente y causó esta inmensa fractura que nos inundaba la vista. Sentí un terremoto que abría la tierra y luego el hilo de agua corriendo hasta el mar. Te imaginé acostada a mi lado (pero eso me pasa seguido) imaginé una falla que pide que el mundo se destaje como naranja. Tú no imaginaste nada, mirabas, movías la tierra suelta con tus sandalias delgadas, sentías el viento que erizaba tus cabellos, levantaba el polvo a nuestros pies y te frotabas los brazos. Miraste el agua de un río noble erosionando la orilla, diminutos fragmentos de piedra, arena que se desprende y se va diluida en el agua a algún otro lado, río abajo, o al mar donde al final terminará todo con el tiempo, un tiempo lento que erosiona y que era, a tu parecer el único causante de todo lo maravilloso. Que insignificante se ve el río, repetiste y asentí mirando en tu hombro desnudo la erosión de un escalofrió y creí por un momento entenderlo todo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.