Ir al contenido principal
Amanecí sin mi calcetín derecho, me desperté y sentí mi pie desnudo el cual moví para ver si lo tocaba o sentía entre las sábanas (fe a un talento escondido en mi DNA de cuando era chango) no encontré nada. Con ese pie desnudo (más bien con el dedo gordo de ese pie desnudo utilizádo como gancho) me quité el otro calcetín para tentar con ambos pies. Era temprano y la verdad es que había dormido poco. No encontré nada, bueno encontré mi calcetín izquierdo que pensé era el derecho y terminé confundido. Con mi talento milenario logré prensar el calcetín izquierdo y sacarlo del colchón. Creo que no había abierto los ojos del todo. Me quedé dormido de nuevo, unos minutos, no muchos, pero suficientes para olvidar el incidente. No es la primera vez, ocurre una o dos veces por mes pero en ocasiones pasan meses si que suceda.

Opciones:


A) me quito el calcetín en estado sonámbulo y lo mezclo con los calcetines sucios haciendo imposible corroborar que en efecto ese calcetín, de entre todos los sucios, es el que se usó en ese día determinado.

B) Los duendes que se roban un solo calcetín (razón para que los duendes roben un solo calcetín: a) alimentan sus ciudades tras las paredes con un combustible extraído de los mismos, b) trabajan para la transnacional fruit of the loom o hanes o a sueldo de todas las compañías calcetineras con el simple afán de mantener en marcha la maquinaria del consumo de calcetines, c) les gusta el olor y es como un ramo de rosas para sus amadas duendas; c suena muy poco probable) llegan a grados de desesperación y descaro en los cuales me despojan de mi calcetín derecho mientras duermo.
C) Tengo que comprar calcetines nuevos que dejen la piel marcada por la presión de elásticos o resortes o costura (como se llame) y tirar ese montón de calcetines abatidos por el cloro que mas bien parecen bufandas por sus dimensiones;
C) suena muy poco probable.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.