Hoy desempolvamos el tablero de basket que teníamos afuera de la casa. Lo subimos al poste de donde lo quitaron hace 2 años. El Isaac y el Bruno jugaron un rato, el Isaac se ardió porque perdió y ya no quiso hacer reta. El pato y yo jugamos juntos y no perdimos, cómo vamos a perder si en ese aro y en ese tablero tiramos toda la vida, o tiramos toda nuestra vida, no lo sé y no me importa. En la calle 10 de la libertad pavimentaron el 93, lo primero que hice fue pedir un aro de basketbol. Carlos lo compró y Marcos lo instaló, yo tenía los 14 que ahora tiene Isaac y no era ni la mitad de bueno de lo que es él pero sabía perder aunque igual y era la costumbre. El 94 murió Doña Sara y lo primero que hice, aun mucho antes de llorar, fue ponerme a tirar hasta que se me cansaran los brazos. El 95 nació el Bruno justo en el día de mi cumpleaños y yo tiré toda la tarde y por la noche me fui a un tokin de Nessi, ese mismo año murió la mamá del pato y ya jamas tiré solo, él si aprendió a tirar y yo aprendí a pasar la bola. El 96 me corrieron de la prepa y recuerdo pasar los días enteros entre el taller y tirar, ese mismo año murió el papá del Laguana y ya éramos tres los que tirabamos (el pato tiraba yo pasaba y el Laguana hacia corajes). (Nadie más que yo podía meterla de gancho desde el hidrante, y nadie podrá jamás porque ya pusieron más cables de la luz y bloquearian el tiro)
Llegamos a tener juegos importantes, llegamos a ganar trofeos, hicimos buenos amigos. Aun seguimos jugando y ahora con el aro de vuelta en su lugar no habrá equipo que pare a los miserables de la liber.
Hoy para empezar el pato y yo no perdimos un solo juego (cómo vamos a perder: this is our house.

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.