*Por las mañanas el sol entra por el tragaluz, justo a mi colchón
A esa luz la corta las aspas de un ventilador de techo y a veces las sábanas
en ocasiones, un poco más arriba entre el sol y mi casa, he visto pasar un avión por ese metro y medio cuadrado de luz.
pero si tengo suerte, pasa su sombra y mi casa se oscurece
y es ahí que sé que todo es posible
que la física se parece más a tu sonrisa que a la tiza y el pizarrón que la explican.
Y que aunque esa oscuridad duré lo que dura un cuerpo a 500millas por hora pasando por otro cuerpo estático, sé que pasó por aquí. Al avión lo pudo ver desde diferentes puntos, oir desde casi todos, pero que su sombra pase por mi tragaluz (en este caso tragasombra) es algo paradójicamente iluminante.

Y es que eso somos, sombras de avión.



*Estoy buscando con mi índice y mi pulgar las morusas de tela que deja el suéter en mi ombligo.


*Recordándote: casi nada: traje de domingo: decir si, a-horita voy: matutino como a la puerta de la primaria cuando me dejaban temprano.


*Espérame dentro de una bolsita de té mientras te ahogas desgajándote: diluyéndote.

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.