Ir al contenido principal
Las cosas cambian, yo cambio tu cambias y así por todos los tiempos y las personas.

Y pensar que siempre reprobé español en la primaria, sujeto predicado, tiempos, más tiempos y yo escribiendo de zurda con la letra más fea que jamás haya pisado un cuaderno scribe tipo francés con doble raya. Extraño esos cuadernos.


De chico (y no tan chico) me orinaba en la cama, cuando salíamos a algún lado de viaje a casa de algún familiar ya sea al norte, Los Ángeles o aquí National City, o al sur que siempre era al pueblo de mis padres en Jalisco, mi jefita me hacía cargar con un hule para proteger el colchón ajeno. Extraño mi hule.


De la prepa me corrieron por tramposo y por reprobar computación y contabilidad y porque era un alumno indeseado. De la prepa extraño llegar a playas con la bruma bañando al taxi, en esos meses en que las 6 y media de la mañana es plena madrugada
Llegar a la esquina de la escuela y mejor bajar a la playa, a ver amanecer, quitarme los zapatos y los calcetines y mojarme las patas mientras me pinteo conta o compu. Extraño también a Mónica y sus ojotes que eran como dos globos de helio que se iban al cielo cada que yo decía una mensada.


Las cosas cambian, ya no cargo con mi hule cuando voy de visita, ya casi no repruebo, ya escribo con letra menos fea, son otros tiempo escribo casi siempre aquí en pantallas; pasado imperfecto, presente progresivo. me gustaría ver los ojos de Mónica después de lee este post. Seguro pediría dos deseos, en secreto, mientras se pierden en el cielo de sus parpados.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…