El cielo no existe y los ricos Irán al cielo yo seré el tutú que rodea al camello que pasa bailando por el ojo de la aguja. Y tú la música, la triste que tanto te gusta.



son cosas sin movimiento y dínamos que me persiguen,
situaciones y vueltas de hoja, esquinas sucias de la libertad geográfica.

Dime que me quieres y te leo lo que escribo, lo que escribo y guardo.

Hay algo que te recuerda, no soy yo, yo aun te tengo en todo.

Creo que soy un monstruo, cuando me sobo la joroba y te recuerdo.

La calle se acaba, como se acaban los pasos y luego las ganas.

Me dices: en ocasiones hay algo de ti en las cosas y mi paranoia crece
Me encierro a escribir que camino afuera, me acuesto a soñar que bailo a tu compás como camello para mandar a los ricos a un lugar que no existe.

Santaclaus no cabe por la chimenea de tus pulmones.
Deja de fumar que no quiero que te me esfumes.

Y lo digo todo así, tan inconexo como tus ojos tristes cuando ríes.

Extrañando.

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.