Ir al contenido principal




A mi me gustaba el rock pero más Isabel.

Isabel tenía un diminuto vestido plateado y lindas piernas flacas. Era una marciana de película de los 60 perdida en un concierto de la cuca.

Yo traía mi camiseta del che y mi chamarra bomber negra.

Me acerqué a platicar con ella
me tomó de la mano: si bailamos-esta, me quedo contigo todo el tokín pero tienes que acompañarme hasta que pasen por mí.
Esperamos afuera y se llevó mi chamarra.

Ella tenía el pelo corto y rapado de la nuca, aretes en la parte superior de su oreja.
Yo el pelo largo, aretes no porque me regañaban en la casa
Ella me dio un beso mientras la cuca tocaba la calmadita
Yo no sabía besar pero para cuando llegaron por ella ya tenía las bases bien establecidas.
Ella odiaba a su papá porque nunca la dejaba ir a los conciertos.
Yo estaba en todos los conciertos
Ella traía una bolsa llena de dulces, maquillaje y un sacacejas.
A mi se me querían salir de las bolsas los monitos robados de las maquetas de mexitlan

Isabel vivía en los Álamos. La primera vez que la visité, miré un león de cemento junto a la puerta de entrada al patio. Lo contemplé por 20 minutos antes de que Isabel saliera.

El león tenia la mano levantada como invitándome a bailar. Y baile.

Isabel no me quería pero se metía entre mis brazos, yo apoyaba mi mentón en su mollera, increíblemente blanda.
Isabel lloraba: su padre era muy culero.
Yo le secaba las lágrimas con la tela rasposa de las muñecas de mi bomber jacket negra.

Yo también lloraba y ella pasaba por mis mejillas el poliéster de su blusa floreada

La segunda vez que la visité, el león me invitó a bailar de nuevo.
Salió el papá de Isabel y me corrió gentilmente.

Y bailé.

Nunca la visité de Nuevo.
La llamé a su casa y su madre me prohibió llamar.

Y dejé de llamar.

Nunca la volví a ver.
Ahora escucho a la cuca y me acuerdo de una puerta cerrada
Un papá culero
Unos diminutos ciudadanos mexicanos ahogándose en mi bolsillo
Una nuca rasposa al tacto y una mollera blanda.
Mi camiseta del che que me robaron del tendedero
Las lágrimas de Isabel
El saber que no me quería, por que no hubo tiempo

Me acuerdo de un león invitándome a bailar.


Y bailo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…