Ir al contenido principal
Hay un lugar donde te escucho.
Lejos de los ruidos de una calle con respiración artificial.
Entre las sábanas manchadas de algo que mi padre alguna vez llamó pobreza.
y las mañanas de semanas tan inglesas como el té a las cuatro de la tarde.

En un estado entre California y el sueño,
algún otro recuerdo y Tijuana: largo despertar de boca amarga.

Ahí te confundo como nunca.

Conjeturo muecas o sonrisas:
puerta que se cierra tras de ti o contigo adentro.

Te escucho confundiendo:

El carrito del mandado empujado por algún vecino que te despide.

El sonido que hace la regadera al golpear la tina.
(tú afuera, entre el vapor, preparando el agua para morir ahogada
o probar el champú y cerrar los ojos.)

El sonido de tu pelo friccionando con la almohada
creando la suficiente estática para alimentar la ciudad entera de mis sueños.

Tus pies en la alfombra buscando tu ropa; la luz en la espalda eclipsando algún lunar.

Las cucharadas de cereal golpeando un plato tan hondo como tus inseguridades.

Tomar tu bolso, monedas adentro, e irte caminando calle arriba.

Escucho todo para imaginar lo que harás con mi mañana
Con el resto de mi día, con la ciudad de mis sueños y la casa donde nos metemos.

Todo dice: que te vas o que te quedas.

Y es mejor no abrir los ojos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.