Descolgué el teléfono con cierto miedo.
Después de todo, el teléfono siempre es una ruleta rusa.
Enrique Vila-Matas

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.