Ir al contenido principal
Cumplí 32 la semana pasada y pedí un cuaderno y unas plumas, creo que lo mismo me dio doña Sara a los 9 y en ese entonces seguro que no me emocionaba tanto.

Soy tan viejo que vi llegar a casa una videocassetera beta, con la película Rambo, sí, la primera. Vi crecer los bites en los videojuegos, consolas llegar e irse, botones nacer a los controles hasta tener todos los dedos ocupados y la vista cansada y la espalda débil.

Fui la membresía #2 de la video zona norte de la Aquiles Serdán llegué a fingir un accidente para justificar mis retrasos en la devolución de alguna película y llegué a necesitar de ayuda para ir a regresar las mas de 10 cintas que pasaron por mis ojos en 2 días. Sé por ejemplo que reconozco más portadas de películas que sus nombres, Hice largas colas los viernes de estrenos y supe, estoy seguro, que el fin había llegado cuando los miembros sobrepasábamos los 10000.

Fui de la máquina de escribir a la procesadora de palabras a la computadora para ahora no poder leer mi propia letra y encontrar en ellas una manada de lobos asomando sus cabezas sobre alguna pradera esperando el momento de atacarme.

Comprendí muy tarde que el tiempo no se pierde y ahora me es imposible encontrar lo que creía perdido.

Pero no todo es malo en esto de hacerse viejo, por ejemplo he aprendido a querer a los perros y seguramente algún día saldré a la calle a caminar simplemente, a mover un pie después del otro y tal vez algún día vea la pared sin nada animado proyectado en ella y después de un rato vea sin querer la historia de los clavos que perforaron y fueron removidos y sepa uno a uno el cuadro y la foto que sostuvo y recuerde el blanco y la textura de otra pared de la que se agarra otro clavo al que se aferra otra imagen de la que escribiré en mi nueva libreta con mi nueva pluma.

Comentarios

vert dijo…
felicidades. :)))

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.