Ir al contenido principal
Hoy pedalié a las 4:30 am.
Salí de la casa, después de la reja, pedalié por 4 minutos y llegué a la frontera.
Ocupé mi espacio en la línea, alguien rompió el orden auditivo de las 4 y media de la madrugada. Un taxista uso su claxon con exceso, con un poco de exceso, nada fuera de lo normal a las 5pm pero eran las 4:30 am y no hacía frío, un suéter ligero, incluso gente en camiseta hacian la fila y la el clima era casi perfecto y el ambiente lo era también hasta que el taxista quiso. Al parecer todos somos intolerantes al ruido a las 4:30, no dormimos pero como si lo hiciéramos, la reacción fue unánime, el reclamo general de silencio. Nos había jodido la calma de noctambulos, de prenatales, de gente que sigue un paso tras el otro con ganas de poder recargar la frente en la espalda del de enfrente y así avanzar por medio del soporte, cuando el contacto se corte y te falte el soporte de la frente caminas para no perder la estructura de comunión y apoyo, para seguir esperando el sol o el cruce dependiendo de cual llegue primero. Al taxista casi lo linchas, porque además de desesperado era bastante contestón. Sin embargo logró escapar y nosotros logramos avanzar con nuestra calma de cobija y unas ganas truncadas de ver una pelea en pro de lacalma.
Crucé y pedalié otros 10 minutos y llegué a coco’s pedí un café. Me gustan los lugares que no cierran nunca, mucha gente se pregunta porqué tiene puertas si no cierran nunca y la respuesta es simple: a las 4am hace frio, hay días que llueve, hay días festivos, hay días en que hay gente indeseada a la que se le tiene que cerrar la puerta. De esta gente hay mucha podríamos incluso tener dos puertas y meter a gente de esta, que no es tan indeseada pero es difícil de tolerar, en un espacio intermedio entre el dentro y el fuera, una especie de incubadora donde puedan tomar su café a las 4:40 am. Digamos que podríamos tener a ese taxista ahí, con su prisa, ahí donde sus vociferantes demandas por sus alimentos no entorpeciera el sorbo de los que como yo apenas iniciamos el día y tal vez no de tan mala forma. Sería bueno llegar a un lugar y que se te dijera, por aquí, sígame, y te sentaran en ese lugar intermedio y recapacitaras e insistieras que no, que tiene que ser un error que en realidad estás de buen humor hoy pero es solo que traes mala cara por madrugar. Sería bueno recapacitar en ese espacio y pensar que no hay tal cosa como un lugar abierto siempre, un espacio eterno y no lo hay porque significaría el fin del tiempo como lo conocemos, porque sería en base a personalidad y actitud y por lo tanto relativo, antidemocrático e inhumano que se le segregara a uno por estas razones.
Llegó Granola por mi justo cuando salía el sol, ella había dormido un poco más pero arrastraba la cobija, éramos los únicos en Coco’s y el café no era tan malo, talvez tendría más clientela si no abriera nunca, si tuviera un horario de 8 a 5. Creo que de 2 am a 5 am es ese lugar entre las dos puertas de un café que no cierra nunca. Claro está que no puedo terminar este texto así, con esa idea tan definitiva.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.