Ir al contenido principal



anoche presentó Rafa Saavedra en Estación Tijuana. quedó muy bien. se la rifó con la retrospectiva: los fancines, las fotos de fiestas, los audiclips, la Tijuana de los ochenta, de los noventa, la de esta década que se va quedando.  leyó muy poco y eso siempre se agradece. se agradece porque leyó al final, después de hora y media de presentación audio visual y siempre es cansado poner atención al final de cualquier cosa. Se agradece también porque siempre he pensado que a rafa se le tiene que leer a solas y si se puede en completo aislamiento auditivo.  aunque rafa apela mucho al noise y la música sus textos no pueden ser acompañados, sus textos son ese disco que se pone para apreciarlo a gusto tirado en el sofá viendo al techo.  Rafa nos bombardeó con esa inquietud que sólo él aunque no le convenga, con el ejemplo de un montón de años de trabajo y ni un solo minuto de aburrimiento, nos bombardeó del fracaso, del fracaso más dulce como querer ser astronautra y graduarse de piloto aviador y otra vez del fracaso y al final aplaudimos todos sus ganas de seguir intentando llegar a las estrellas.

 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …

Extraño este blog

y lo digo consciente de que es mi decisión no escribir tan seguido. Pero en verdad lo extraño, extraño tener el tiempo para hacerlo aunque en realidad tenga el tiempo y lo pierda en cosas que no extraño, como ver el resumen de un partido entre dos equipos que no me importan de un un deporte que no entiendo y del cual aprendo que existe gente en el mundo que tiene apellidos complejísimos. El caso es que me gustaría escribir más en este blog que me cuesta tanto clausurar. Me gusta pensar que puedo volver a él para visitarme, para dejar una nota en el espejo de la casa materna: omar, escribe más.