Ir al contenido principal
Texto leido en el v festival de lit del noroeste, en la presentación de Peregrino del Maestro José Vicente Anaya.


mi lectura se titula, tentativamente: dependiendo si les gusta o no:

Peregrino: o de cómo José Vicente Anaya escribe mientras es succionado por un agujero negro.

"En el universo primitivo está la respuesta a la pregunta fundamental
sobre el origen de todo lo que vemos hoy, incluida la vida"
Stephen Hawking

“El lenguaje es el primer instrumento portátil descubierto por el hombre”
Vincenzo Agnetti


José Vicente Anaya nos presenta hoy peregrino un poemario escrito desde el umbral de su horizonte de susesos, horizonte de sucesos es esta región que separa un agujero negro del resto del universo. Si el poeta es succionado por este umbral se comenzaría a estirar y estirar y estirar y con él, el tiempo, al grado de que un segundo duraría una eternidad, de que un poema fechado en 1980 nos llegara hasta ahora. Por cierto, una vez cruzado este umbral a partir del cual ninguna partícula puede salir, incluyendo la luz, el poeta dejaría de escribir. Pero no se preocupen 27 años no es nada en tiempo geológicos y mucho menos universal.

“Sube hacia mí
una caída en el vacío
sube y sube
-quedo perplejo-
se extiende
y me rebasa
hasta darme la pequeñez
del infinito
y la nada de mi ser que me atosiga”


El peregrinar es una exploración de geografías desconocidas, una búsqueda de un lugar santo y se dice también de algunas aves o de gente migrante sin nacionalidad. En un intento por amalgamar estos significados o posibles personajes veo un ave que se convierte en hombre y viceversa, que ve el mundo desde un punto itinerante y busca hacia adentro y hacia fuera un santuario donde descansar unas horas para seguir su viaje por grietas, por ranuras. Porque a los lugares santos no se puede llegar nunca pero el cansancio nos nutre la ilusión. Es entonces un viaje psíquico que se somatiza:
“mientras dios le sopla al polvo
que parece llenar la luz del sol
EN UNA RENDIJA
(herida de mi carne mal herida)”

El peregrinaje nos cansa, nos hiere y después del cansancio la endorfina se nos pega en el trayecto, nos señala los pueblos y nos hace ver un arcoiris con todos los colores de los insectos. En un punto el poeta se estira y el tiempo y el espacio y los colores y la luz y el sonido y el movimiento junto a él antes, relativamente poco antes de cruzar el humbral. Stanley Brouwn en su manifiesto corto afirma que en un futuro, Cuando la gente, (refiriéndose a la gente del año 4000) hayan perdido sus recuerdos y por lo tanto no tengan pasado, solo futuro, cuando tengan que redescubrir todo una y otra vez, entonces vivirán en un mundo de color, luz, espacio, tiempo, sonido y movimiento, pero solo entonces, color, luz, espacio, tiempo, sonido y movimiento serán libres. De qué se trata el peregrinaje sino de un reconocimiento de las cosas, una vuelta a la memoria el redescubrimiento del “fuego que cabe en la pupila” y qué más es este fuego sino el tiempo en sí consumiéndose ante los ojos.

El peregrinar es caminar “como cualquier mamífero camina” y volar delimitado por el cuerpo. Es también un desplazarse por las ramas del árbol genealógico y ver desde él universo, la historia de un pueblo que es muchos pueblos. Este peregrino toma de guía a la estrella del alba matutina y de noche se sueña entre auroras boreales entonces podemos afirmar que camina con los ojos siempre hacia arriba, que su bastón es ese primer instrumento descubierto por el hombre del que habla Agnetti: el Lenguaje. Y este lo guía, o por lo menos no le permite tropezar, en el largo viaje, psíquico, somático, geográfico. Le permite incluso registrar lo redescubierto: este viaje por el universo primitivo del que habla Hawkings que por cierto descubrió que los hoyos negros emiten radiación y que al succionar a cualquier poeta este se estiraría como un poema largo y peligroso como la víbora nauyaca diciéndonos “aquí hay una frontera/ de todo lo que vive y lo que muere”. Si lo que recién leí les parece confuso, les invito a leer el libro. Gracias.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.