Ir al contenido principal
Creo que cada vez estoy más tonto, cada vez entiendo menos. Las oraciones en los libros son más infinitas, cruzar la calle me da más miedo.
Anoche doblaba una bufanda en la sala de esperas mientras a la granola le sacaban un vidrio encapsulado en su temporal, llegó un niño con la tibia y el peroné destrozado y no lloraba. El padre y la madre tampoco, yo me tuve que salir a moquear al pasillo. No entiendo los hospitales, antes eran ciencia exacta. Sabía por ejemplo que quien diseña la iluminación fue y vino a la muerte para asegurarse de que quien entre a los hospitales iluminados por él tendrá su vista acostumbrada, preparada para el cambio. Sabía también que la gente que trabaja en los hospitales son como de otra especie, evolucionaron del lobo. Rondan los pasillos con miradas de cazadores cansados. Entran miran, huelen, sonríen, atacan, mientras nosotros estamos ahí acicalándonos, sentados en una esquina del cuarto con una ramita en la boca, junto a los pacientes o sobre la cama. De igual forma el tiempo dentro de los hospitales sabe que es libre y aprovecha para jugar, se pone a correr o dormir o a jugar a las escondidas a los encantados.
Ahora todo esto me parece incierto, aunque creo firmemente en estas características especiales, me doy cuenta con los años que es imposible meter luz natural a esas estructuras, que saldría carísimo iluminar los espacios con luz mas amigable. Los trabajadores de hospital simplemente están haciendo su trabajo y hacerlo por una semana ya es hacerlo por demasiado tiempo. Me doy cuenta también que no es el tiempo el que se trastoca dentro de los hospitales, es nuestra paciencia, ahora sé porqué se nos llama pacientes, pero sigo sin entenderlo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.