Yo no sé nadar, siempre me ahogo. Ahora solo me siento en tu parpado a mojarme los tobillos y dibujar con los pies hondas que se detienen en tu pupila: orificio de fuente apagada.

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.