Ir al contenido principal
Photobucket - Video and Image Hosting



El otro día platicando con granola me di cuenta que yo nunca conocí a mi jefita joven. Que cuando yo nací ya era una señora gordita.

(tengo que aclarar que tengo muy mala memoria, para mi no existen los momentos inolvidables)


Doña Sara presumía haber tenido la cintura del diámetro de su cabeza. Subía sus manos, simulaba el ponerse una corona, las bajaba a la altura de su cintura y luego nos mostraba la nada que se dibujaba entre sus dedos.

Yo siempre he dicho que don Marcos es y siempre ha sido un garañón.

Don marcos y ella bailaron una sola vez en su vida, poco antes de casarse y Doña Sara nunca mas volvió a pisar la pista de baile. Un baile, un solo baile.

Dice don Marcos que no le gustaba, que él tenía que bailar sus polkas y taconazos con la tía Raymunda. Yo creo que Marcos bailaba muy feo y a Sara le daba vergüenza. Una de esas concesiones que se hacen en los matrimonios, sin decirse, uno de esos secretos que se guardan: no me gusta como bailas pero no diré nada y seguramente a ti no te gustan mis chilaquiles y te los comes o sabes que aun guardo la foto de mi ex novio y no te importa. Una de esas concesiones que hacen la vida más ligera aunque esté más cargada. O igual era un tanto como yo, simple observador que mueve las piernas bajo la mesa y si todo es como ella lo decía esas piernas, que seguían el compás, eran hermosas.

Los poemas de doña Sara tienen buen ritmo, no sé porque ella pensaría no tenerlo.

Doña Sara presumía tener uno de los cuerpos más bonito de todo el pueblo y terminaba diciendo que de su pueblo era Ana Berta Lepe, 4o Lugar en el concurso Miss Universo.

Yo recuerdo sus faldas de lana largas, hasta abajo de las rodillas y sus blusas de estampados otoñales. Su pelo ondulado y la ausensia de su sonrisa.


La mayoría de las imágenes que aun tengo de ella en mi cabeza, son fotográficas y tal vez no le gustaría sonreír en las fotos por eso no la recuerdo sonriendo. Para mi no hay momentos inolvidables, sí sonrisas inolvidables y la de doña Sara no la recuerdo.

Me pregunto si el baile tiene una relación directa con la sonrisa a los 60 años

Un solo baile con esa cintura, con esas piernas, con ese cuerpo.


Madres, en este su día (y escribí un texto tan largo y algo doloroso solo para decirles esto): SONRIAN EN LAS FOTOS

BAILEN, BAILEN!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …