ya no escribo tanto, tomo más, sigo sin ver películas rentadas
leo un poco menos, llego a casa cansado
ayer me machuqué un dedo con mi taladro
me duele el recuerdo de la muela que perdí hace un par de años
el encuadre de las fotos comienza a ser un límite
la poesía me sabe a jugo de naranja de dos días
los cuentos son solo eso
tus ojos siguen siendo tus ojos

y yo termino por dormir enredado en una sabana con olor suavizante.

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.