Hay historias difíciles de contar y esta es una imposibles

Este texto no lo escribí yo, lo escriben mis dedos aun entumidos por el frío de una tecate helada

Creo que me enamora la gente que sigue teniendo el tiempo y gusto de grabar un cd con canciones especiales.

No estoy bien. Hoy es un viernes de acordeón.

Sabes, tengo algo tuyo.


No he cambiado mucho: sigo llorando con esa canción que no es triste.

hay días en que escribo porque sé que envejezco más rápido que cualquiera


hay días que no escribo, esos son mis días felices.

Ya es sábado de armónica

Imagino los dedos de ella tomando su falta corta mientras baila y voltea hacia atrás en un reto que no estoy dispuesto a aceptar dado que solamente imagino sus dedos.


Poco a poco vuelvo a escribir de madrugada.

Tendré que demostrar que el mundo es cuadrado y por eso los barcos se caen de mi vista

Demostraré que la memoria es cuadrada

Hay cosas que no cambian.


De esta lista toma lo que quieras, lo demás déjalo, aquí hace mucha falta.

Related Articles

1 comentarios:

alejandra dijo...

ey omar!!
cómo andas?
estuve en una mesa junta a stabile presntando aullido linros y en esa colección iba tu libro,
está con madre!
felicidades caray!
me da chingos de gusto que todo vaya bien por tu vida

un abrazo y ojalá nos topemos pronto
=)

mientras tanto leeré tu blog seguido
=) =)

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.