Ir al contenido principal
Dejaste una cerveza frente a ella, la miró y sonrió. Golpeteó con los dedos la mesa y tomó la botella. Imaginaste que eras tú quien bajaba por esa garganta y cerraste los ojos; viejo y común reflejo de culpabilidad. Preguntó por la salud de tu padre y la cantidad de gatos nuevos, por el manuscrito que era un embrión cuando se fue: bien; 7 ahora pero parece que Picolina está cargada; lo aborté. Te pidió que le leyeras algo, tú sabias que no querías hablar y caminaste al librero. El silencio siempre fue tu puerta de escape, leer tu gran salvo conducto. De los lomos que se asomaban salían gritos, imágenes y montones de fantasmas que te decían: tómame, léeme, yo la mato, yo la recupero, yo la desnudo, yo la corro, tómame, léeme. Tomaste uno de los libros nuevos esos que son callados porque no te conocen, como cuando un amigo te presenta a otro y este se mantiene al margen, hasta que comienzas a leerlo y él a leerte. En efecto el libro nuevo era un gran lector pronto dijo: escogiste bien:

No tenemos sino eso: es decir nada
Mejor dicho: no tengo nada. Y punto.

Si tocas las palabras anteriores
te quedará la mano ensangrentada. (Eduardo Carranza)


Tomó de nuevo de su cerveza pero ahora no imaginaste nada. Me tengo que ir te dijo. Asentiste inclinando la cabeza. No me dices nada te preguntó. Negaste con una sonrisa.
Adios. Y punto. Te dijo. Salió con su bolso nuevo y dentro de él unos cuantos de sus libros, los que no gritaban nada porque te conocían bien como cuando las amigas se callan a tu llagada a su mesa.

Cuando se escuchó el atrancar del cancel salieron las palabras que te guardaste, cortaron tú garganta y arrojaste sangre. La diluiste con los restos de su cerveza y leyendo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.