Era una mosca atorada en un Caleidoscopio.

Mis ojos reproducían la imagen fragmentada de la multiplicidad de mi ventana.

Mi casa era eso: un mosaico en movimiento.

Yo: una mosca aferrada a la luz.

Está de más decir que la realidad nunca se ha parecido tanto a un sueño. A un sueño fragmentado, a la ventana de una casa que flota frente a otra que se contrae.
En un punto del sueño pude ver tu cara en la ventana del edificio vecino. Me encontraba tras el cristal, mis ojos de mosca y el caleidoscopio multiplicándote. Pensé que miraría tus ojos reproducidos exponencialmente con la complejidad de los logaritmos de una imagen digital. Eso pensé en el sueño y recuerdo que tenía sentido, un sentido angustioso. De pronto sonreíste y comencé a llorar (ahora me pregunto si las moscas lloran y si lo hacen: ¿parecerán sus lágrimas al caer diamantes invertidos?) Lloré porque en mi cerebro de mosca era imposible comprender tu sonrisa multiplicada. Lloré pegado a la ventana y el sol me despertó.




DREAM ADDICTIVE

SLEEPERSPROJECT




Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.