Píquenle aquí para ir al periódico bitácora donde se publicó la croniquita de aquí abajo.


Tijuana: La Tercera Nación. (Crónica de una chamaqueada, ¡coño!)

Omar Pimienta


Si yo no había tenido ninguna bronca con la tercera nación, ya la tuve.

Fui a la inauguración con el presidente Fox, atentamente escuché los discursos de los especialistas en Tijuana. Contento, me tomé fotos en el canal teniendo como fondo las gigantescas impresiones de mis imágenes. Los pocos participantes que nos conocíamos nos fuimos a La Cochinita a comernos un tazón de pollo y a preguntarnos qué pasaría con ellas; si acaso nos las entregarían para utilizarlas en otras exposiciones o, como alguien comentó (seguramente yo), para poner un puesto en el sobreruedas o hacerle una sombrita al patio. Unas semanas después me enteré de la situación en la que Heriberto Yépez se encontraba: estaba en desacuerdo con la utilización no autorizada de su obra y el contexto. Escuché su argumento y comprendí que al igual que él otros artistas podían estar inconformes. Yo intenté mantenerme congruente: mis imágenes no denotan una ciudad que no es, no son de una estética decorativa, de hecho esas fotos fueron tomadas para una video instalación de título La Tiendita expuesta en San Francisco y que denunciaba o por lo menos intentaba denunciar la problemática del pequeño comercio en contraste con las grandes empresas en Tijuana. Por lo tanto yo seguí contento con las inmensas impresiones.

A mediados del mes de octubre Jhoana Mora me llamó para avisar que reporteros españoles querían entrevistar a los participantes. Lugar: Hotel Camino Real.
(A continuación recreo, lo que recuerdo, de la entrevista con televisión española: TVE)

–¿Cómo fue tu proceso de convocatoria para Tijuana la Tercera Nación?
–Pues recibí una llamada del Cecut solicitando imágenes de Tijuana para una exposición; junté mis imágenes y las llevé.

–¿Como artista cuál es tu visión de Tijuana?
(después de un ratito de voltear pa’ arriba buscando rápido algo dentro de la bóveda craneana)
–Pues para mí Tijuana es como una mujer bonita con problemas de identidad e inseguridad a la cual hay que tratar bien, acariciarla y aguantarle sus berrinches.

–¿Qué sentiste cuando te dijeron que la exhibición viaja a ARCO (XXIV Feria Internacional de Arte Contemporáneo 2005)
–Ahh, mira, pues no sabía pero ahora que lo mencionas, pues se siente muy bonito (si dije muy bonito y qué) –ingenuamente pregunté: ¿y se van a llevar el muro con todo y todo? –No, una réplica nada más– respondió divertido. (Tomando en cuenta que había una cámara con luz y micrófono frente a mí) contesté casi insultado: llévenselo con todo y todo, aquí no lo queremos.

–¿Qué piensas que el muro representa?
–Pues puro belicismo, esas mismas láminas eran pistas de aterrizaje del ejército gringo, ¿qué quieres? el muro llegó ya cargadito, ya bélico.

¿Crees que la negativa imagen de Tijuana puede cambiar? No, la verdad no creo que cambie, sería feo y aburrido si lo hace. Tijuana fue creada con lana gringa y para satisfacer sus necesidades. No creo que cambie hasta que las necesidades de los que traen la lana cambien. Además para mí como tijuanense sería como renegar de una mamá adúltera.

En ese momento se acercó Jhoana Mora quien abruptamente se dirigió al reportero indicándole algo que lo obligó a pedirme disculpas y decirme: pues parece que esa idea no la podremos usar, así que iremos con la de la mujer bonita.
Hubo unos segundos de silencio, la cámara seguía dándole. No me quedó más que decir que por mí usaran lo que quisieran.

Justo antes de la entrevista el reportero había informado que ellos no tenían nada que ver con la exhibición y que podíamos, prácticamente, decir todo lo que nos pareciera. El comentario me pareció chistoso, puesto que eso implicaba que había dos lados y sobretodo que estaban al tanto de que los artistas podrían tener puntos de vista distintos a los de los organizadores. Más gracioso aún fue la intervención de Jhoana Mora quien, con broma y todo (después me enteré que era cinismo puro) nos informó que ella estaba ahí para asegurarse que “no dijéramos nada malo”.

Por lo general las entrevistas son editadas y la edición del material es, en cierta forma, una selección de lo que el director o editor quiere decir. No es necesario apelar a autoritarismos tan pasados de moda. Por qué intervenir la producción de una entrevista si se puede intervenir la post producción; sería muy fácil, ni cable tengo, nunca me enteraría si mi entrevista fue o no utilizada con los sesgos deseados por los organizadores de la tercera nación. Explíquenme entonces porqué se atreve Jhoana Mora a intervenir entrevistas y decir lo qué sirve o no de las declaraciones de los participantes.


El asunto era: ¿qué pueden y qué no pueden utilizar los periodistas de Televisión Española tomando en cuenta que la visión de Tijuana sería televisada en gran parte de Europa y Latinoamérica? ¿La entrevista era para saber que piensan los artistas sobre su participación en el evento o para validar el evento con algunos artistas?

La arrogancia con la que se solucionó la “edición” de mi entrevista es solo el reflejo de que, en efecto, se utilizó la obra y por ende a los artistas para un propósito únicamente concerniente a los organizadores. ¿Será Tijuana una tercera nación? Pues por lo pronto ya invirtieron en la imagen de esta nueva república millón y medio de dólares en propaganda. ¿Es cómico no creen? tan chiquita y tan efímera la nación y ya tiene agentes de control.

Conciente de que carezco de autoridad para impedir el traslado de mis imágenes junto con la exhibición a la XXIV Feria Internacional de Arte Contemporáneo, puesto que firmé la autorización de uso de las mismas, dejo en claro que: de viajar, lo hacen si mi autorización ideológica, por lo visto la menos importante.


Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.