Ir al contenido principal
ales 


Este té es medio peligroso.    Nunca sabes de lo que te puedes enterar, puede que no te guste, puede que sí te guste, puede que te joda el estómago.      esos secretos mejor no hervirlos.   



Yann Tiersen. Rifa!    Chillé en una rolita, no me mié nomás porque no traía muchas ganas, de chillar sí, traía ganas desde hacía rato y ese era un buen momento, un violín vertiginoso y un pinche loco tocándolo como si quisiera quemar las cuerdas.  Chillé,  pero eso no es mucho decir, el otro día chillé con el final de gol, cuado kuno becker le dice a su agente que su jefecito lo estaba viendo jugar en un pub…


Hasta en Madrid hay tacos de Tijuana.  Estaban de la chingada pero con nostalgia todo sabe a tierra.   


 Poema de Marcos Ana.  

 

Al pintor Miguel Vázquez

Al que sorprendio una noche llorando en la cárcel de Burgos.

  

Oídme amigos. He visto

con los ojos soñolientos

algo que quiero contaros.

 

 

Es la madrugada. Un preso

enfrente de mí despierta.

Se incorpora sobre un codo.

 

 

Lía un cigarro. Se sienta.

Mientras fuma tiene ausente

la mirada, como dormida la frente

(Sueña el viento en la ventana)

 

 

Tira el cigarro. Se inclina.

Saca un pedazo de pan,

se lo come lentamente

y después… rompe a llorar.

 

(Quizás no tenga importancia…

Yo os lo cuento)

Ya sabéis que a mi las losas

me han gastado hasta los huesos

del corazón,

pero ver llorar a un hombre

es algo, siempre, tremendo.

 

 

Y este preso no es un árbol

que se ha roto. Sigue ileso.

 

Pero de pronto ha venido

todo lo “suyo” a su encuentro

en esta noche tranquila…

 

 

Con su dolor en mi pecho

le miro. No puede verme.

Sus ojos están muy lejos.

 

Sus ojos cerca, llorando

tan suave, tan hondamente

que apenas si mueve el aire

y el silencio.

 

Un “alerta” le estremece.

(Por el patio se oye cruzar el relevo)

 

 

a marcos ana no me tocó entrevistarlo, lo entrevistó scott pero al parecer había muchas broncas para poder hacerlo.  Ana es un poeta con un chingo de años en la carcel de burgos. a esa carcel le decian la universidad de moscú, de ahí salian leyendo y escribiendo y mas activo que cuando entraban.  al parecer Almodovar tiene en los derechos de su vida para una pelícual. pero igual y son puros chismes. de que lo merece lo merece.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
En honor al la liga 23 de septiembre. y todas las mujeres guerrilleras
Saludos a Mariana el gato mercenario que cumple años.


De la revista CONTRALINEA (espero dar todos los creditos)
Guerreras de los 70´s
Por Jorge torres





Las mujeres guerrilleras de los años setenta compartieron con sus compañeros el fragor de la batalla y las condiciones deplorables del clandestinaje.

La memoria de las guerreras se conserva en los archivos de seguridad nacional.



Los tiempos eran violentos. Corrían los años setenta y las armas relucían en las manos de los guerrilleros cada vez que requerían dinero para su causa. Eran los años de la Liga Comunista 23 de Septiembre y de otros grupos dispersos que se le habían rebelado al gobierno.

Todos integrados por jóvenes idealistas que abandonaron los cuadernos escolares para ocuparse de las ametralladoras y las pistolas automáticas.

Pero no sólo eran muchachos esmirriados o rudos convencidos de la revolución. También había jovencitas insurrectas.

Las jóven…