Ir al contenido principal

Estamos muy lejos de Tijuana, haciendo entrevistas a represaliados de la dictadura franquista y victimas de la guerra civil. Granola es mi compañera de entrevistas. La primera entrevistada fue Carmen, salió de Barcelona al exilio francés después de la caída de la república, formó parte de la resistencia anti Nazi y regresó a España a trabajar en la clandestinidad. En un punto de su vida la buscaba la gestapo y la falange por toda España con su foto en las comandancias. Su esposo Leandro fue militar republicano y luchó contra los nazis en Francia. A él no pudimos entrevistarlo porque al parecer su memoria se mezcla mucho y Carmen nos dijo que lo mejor sería no entrevistarlo y que sus memorias ya están escritas. Ambos viven en Tarragona, en un piso con terraza, el mar les queda relativamente lejos, unos 10 minutos en autobús. Digo lejos porque creo que merecen vivir ahí mismo pero con una vista al mediterráneo, a la inmensidad azul a ver ponerse el sol con su té entre las manos. Leandró y Carmen duraron muchos años presos, Leandro fue torturado. Carmen fue exhibida desnuda junto a muchos otros españoles para bañarlos, lavar y desinfectar su ropa a la llegada masiva de españoles republicanos a los campos de concentración franceses.  Ella dice que nunca fue maltratada pero que a Leandro le han dado duro en la prisión. Granola empezó a sentirse mal durante la entrevista, Carmen le preparó un té. Leandro me decía que el estudió música, que era violinista, que en Francia le hirieron el brazo izquierdo y ya nunca pudo tocar más.

 Terminó la entrevista. Dejamos su piso y Carmen se despidió deseándonos suerte y ofreciendo su casa para futuras visitas. Camino a la estación Granola quiso detener al camionero para  bajarse a vomitar pero logró aguantar hasta la parada. Vomitó en un bote de basura muy chistoso porque está a medio metro del piso, es verde y asegurado a la banqueta. Enfrente había un restaurant y yo hice lo posible por taparla. Caminamos hasta la estación por unas calles que me recordaron a los callejones de los ángeles. Era tarde y sólo había abierto un lugar de pornografía. Hice una broma sobre la polla. Granola se sentía mejor. Esperamos el tren por 10 minutos mientras el viento levantaba la falda de una mujer y nos dejaba ver sus nalgas demasiado grades. El tren llegó.



Comentarios

Sandra dijo…
Granola y Omar me da gusto leerlos, espero siga la aventura de entrevistadores con menos malestares... Abrazos desde Colima.

Sandra VA

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
En honor al la liga 23 de septiembre. y todas las mujeres guerrilleras
Saludos a Mariana el gato mercenario que cumple años.


De la revista CONTRALINEA (espero dar todos los creditos)
Guerreras de los 70´s
Por Jorge torres





Las mujeres guerrilleras de los años setenta compartieron con sus compañeros el fragor de la batalla y las condiciones deplorables del clandestinaje.

La memoria de las guerreras se conserva en los archivos de seguridad nacional.



Los tiempos eran violentos. Corrían los años setenta y las armas relucían en las manos de los guerrilleros cada vez que requerían dinero para su causa. Eran los años de la Liga Comunista 23 de Septiembre y de otros grupos dispersos que se le habían rebelado al gobierno.

Todos integrados por jóvenes idealistas que abandonaron los cuadernos escolares para ocuparse de las ametralladoras y las pistolas automáticas.

Pero no sólo eran muchachos esmirriados o rudos convencidos de la revolución. También había jovencitas insurrectas.

Las jóven…