Ir al contenido principal
Es martes, hace un buen que no llueve. La vida es buena, buena es una palabra que me gusta, me gustan las palabras que no dicen mucho como canalla en las traducciones de la tele. No hay mujeres canallas, por lo menos no en las traducciones. Me gusta el timbre de la voz de una casa donde no vive nadie. El ritmo de cinta de video para hacer ejercicio, los colores perdidos dentro de una tele blanco y negro. Me gustan los martes, los principios del fin. El martes tiene que ser el día mas menospreciado. No tiene 2x1 en el cine, no es odiado como el lunes; es el hijo sandwich de sábado y domingo, es parecido al jueves pero puberto. El jueves es el nerdo de la clase que creció y ahora trae un BMW es la flaca de la secundaria que ahora es modelo y sigue sin pelarte ni por memoria. El martes, es obvio, sigue siendo virgen. Uno intenta quitarle la cherry pero no! Espera! Es muy pronto! mañana trabajo, apenas es martes! Uno trata de no rentar películas, de hacer un plan para cenar fuera, lava las sábanas, un poco de ejercicio por la mañana. los martes también lloran, también cuenta sus calorías, el martes sin duda tiene un vibrador, una muñeca de aire, un poster de Michael jackson cuando era negro dobladito entre algún libro. El martes es de fotos y de letras, el martes, algún día llegará a ser presidente y será dictador y nombrará en toda la nación el martes como el día festivo y no habrá puentes. Y no habrá otro día y viviremos para siempre en martes y subirá la leche y el índice de suicidios y yo escribiré su biografía y seré nombrado marciano y entonces despertaremos todos y será miércoles e iremos al cine si tu pagas. Sigue siendo martes, está un poco nublado pero no llueve. La vida es buena y tiene un timbre de voz que no escucha nadie dentro de la casa donde cogen la exmodelo y el nerdo ya viejo del BMW. En otro cuarto escribe el martes un blog con fotos y letras. la palabra buena es un canalla.

Comentarios

cuentas con la capacidad de haberme hecho sonreir, bonita analogía de un martes, aunque tiene a su favor el 2 X 1 en las pizzas

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
En honor al la liga 23 de septiembre. y todas las mujeres guerrilleras
Saludos a Mariana el gato mercenario que cumple años.


De la revista CONTRALINEA (espero dar todos los creditos)
Guerreras de los 70´s
Por Jorge torres





Las mujeres guerrilleras de los años setenta compartieron con sus compañeros el fragor de la batalla y las condiciones deplorables del clandestinaje.

La memoria de las guerreras se conserva en los archivos de seguridad nacional.



Los tiempos eran violentos. Corrían los años setenta y las armas relucían en las manos de los guerrilleros cada vez que requerían dinero para su causa. Eran los años de la Liga Comunista 23 de Septiembre y de otros grupos dispersos que se le habían rebelado al gobierno.

Todos integrados por jóvenes idealistas que abandonaron los cuadernos escolares para ocuparse de las ametralladoras y las pistolas automáticas.

Pero no sólo eran muchachos esmirriados o rudos convencidos de la revolución. También había jovencitas insurrectas.

Las jóven…