Ir al contenido principal
Anoche llovió, yo estaba en mi estudio, aquí duermo algunos días para alcanzar a leer todo lo que pueda, no es tan lejos del mar pero aun no le he visitado. Lo que sí visito mucho es la biblioteca (nunca pensé que fuera tan nerdo, creía seriamente que estaba en la media). La Jolla para mi antes significaba buenas ganancias, si se vendía herrería en la Jolla era seguro una buena lana, un diseño que traería el cliente y tendríamos que imitar, usualmente eran feos, tanto o más feos que los diseños comunes que usábamos en chulavista o Tijuana y que por ser comunes se salvan de las leyes de la estética, algo que ver con la importancia de la simple función.

Alguien alguna vez me dijo (mientras soldaba una pasamanos sobre un deck carísimo de una madera especial) que el mago de oz fue escrito en la Jolla, que el camino amarillo era ese por el que yo había entrado, cuando bajaba el sol, en 1900 se pintaba de amarillo y que Fank Baum traía toda una crítica política escondida en el libro. Al terminar ese trabajo ese señor nos recomendó con otro y luego otro y luego otro y otro. Y siempre que bajaba el sol pues me agarraba de espaldas, regresando felizmente a Tijuana a repartir la lana, comer, tal vez habría juego de los miserables sino seguramente ir por chelas, birrias, beer, dependiendo del año que fuera.

Después leí the wonderful wizard of Oz, después leí las interpretaciones. (Alguna vez compré en un garagesale en la Jolla frente a la casa donde trabajábamos un monopoly por $ 2.50 de dólar. Lo único que le faltaba era el carrito)

El mono de hojalata eran los trabajadores de la industria, el espantapájaros eran los granjeros y el león era un político culón de la época. Dorotghy era algo así como los valores americanos que andaban un poco perdidos según Baum.

Anoche llovió, deje de leer para ver la lluvia un rato, no mucho, apoyado contra el marco de la puerta me puse a pensar que mi estudio necesita una lámpara mas amigable que estos tubos de neón, aunque la luz áspera jugaba con la lluvia un divertido juego de lucecitas. Le hace falta también un tapete que diga welcome para ponerlo tras la puerta, al revés, y darme cuenta a donde salgo por la mañana. Miré la lluvia un rato, no mucho, los monos de hojalata se oxida fácilmente.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
En honor al la liga 23 de septiembre. y todas las mujeres guerrilleras
Saludos a Mariana el gato mercenario que cumple años.


De la revista CONTRALINEA (espero dar todos los creditos)
Guerreras de los 70´s
Por Jorge torres





Las mujeres guerrilleras de los años setenta compartieron con sus compañeros el fragor de la batalla y las condiciones deplorables del clandestinaje.

La memoria de las guerreras se conserva en los archivos de seguridad nacional.



Los tiempos eran violentos. Corrían los años setenta y las armas relucían en las manos de los guerrilleros cada vez que requerían dinero para su causa. Eran los años de la Liga Comunista 23 de Septiembre y de otros grupos dispersos que se le habían rebelado al gobierno.

Todos integrados por jóvenes idealistas que abandonaron los cuadernos escolares para ocuparse de las ametralladoras y las pistolas automáticas.

Pero no sólo eran muchachos esmirriados o rudos convencidos de la revolución. También había jovencitas insurrectas.

Las jóven…