Ir al contenido principal
Hay mañanas como esta, de periódico o como diría Lorena del simulacro del periódico, porque no es lo mismo el papel que leerlo en la pantalla, dicen sus filósofos te succiona, te traga.

De contestar mensajes, cartas, simulacros de correspondencia.

De buscar al azar una bonita imagen un poema dentro de todas las bases de datos de los servidores a los que servimos.

De darme cuenta de que casi todos los pronósticos de los partidos fallaron y que realmente no importaron los cálculos como no cuentan nunca.

De aceptar que amanecí con la barba mucho más larga que anoche y la atención un poco más corta y la vista y la imaginación.

De posponer el baño y la rasurada.

De imaginar un desayuno un beso, recordar donde dejé las llaves.

Mañanas que despiertan contigo con buen aliento y una sonrisa que se vuelve bostezo.

De olvidar sueños, de saber que hacer y quién se es y dónde se está y sobretodo por qué

hay mañanas como esta y de alguna forma u otra los días parecen todos ser los mismos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …

Extraño este blog

y lo digo consciente de que es mi decisión no escribir tan seguido. Pero en verdad lo extraño, extraño tener el tiempo para hacerlo aunque en realidad tenga el tiempo y lo pierda en cosas que no extraño, como ver el resumen de un partido entre dos equipos que no me importan de un un deporte que no entiendo y del cual aprendo que existe gente en el mundo que tiene apellidos complejísimos. El caso es que me gustaría escribir más en este blog que me cuesta tanto clausurar. Me gusta pensar que puedo volver a él para visitarme, para dejar una nota en el espejo de la casa materna: omar, escribe más.