Ir al contenido principal
Texto a razón de que me regalaron un pedacito del muro de Berlín, una piedrita.

Gracias.

Cuando tumbaron el muro de Berlín yo estaba en los Ángeles. No recuerdo porqué motivo gozaba de una semana de vacaciones en casa de María “la changa”, la mejor amiga de doña Sara. La familia de la changa, Doña Sara y yo mirábamos las imágenes del muro y sus morusas, la verdad es que no parecía importarnos mucho. A Juanito y a mi nos preocupaba disimular que sabíamos algo al respecto y que todas esas llevadas a la escuela tempranito valían la pena.

Fue una semana difícil, la recuerdo en fragmentos, como todo después de los años, por mi poco ingles y mi inferioridad numérica sufría de un gran acoso por parte de los tres nietos de “la changa”. Mis tenis, recién comprados en la zapatería canadá decían Reabok en lugar de Reebok y por lo tanto no paraban de burlarse de mí. Pero mi ignorancia no terminaba ahí; gracias a la efectiva influencia hollywoodesca yo aposté un buen putazo en el hombro a que los gringos habían ganado Vietnam, va, que el engaño no me dejaba aceptar ni siquiera el empate que Juanito alegaba:
nel, los gringos ganaron –afirmaba yo
nel, empataron, creo, pero estoy seguro que no ganaron—afirmaba Juanito

de aputazo en el hombro –apostaba yo que ya desde chiquito me crea muy sabio
de aputazo – apostaba Juanito con dudas, más gracias a la seguridad que yo emanaba que a sus clases de historia.

Le preguntamos a Don Juan que nos mandó a la chingada diciéndonos que eran los franceses los que habían perdido la guerra y que si no sabíamos donde le habían escondido la de don-predro.

Le preguntamos a Doña Sara que fingió no saber cuando supo mi postura Yankee

Le preguntamos a la Changa que nos ofreció unas enchiladas de mole pa’ que nos calláramos

Fue Joe, el tío de Juanito quien nos dijo que la “habíamos” perdido.
No recuerdo si me dolió o no el putazo en el hombro.
Recuerdo la carrilla: la de mis tenis, la de mi ignorancia.
Recuerdo que todas las películas de Vietnam se terminan antes de tiempo
Recuerdo que los niños a los 10 años pueden ser muy crueles, como si estuvieran concientes de que se preparan para la guerra.
Recuerdo que miraba caer el muro a marrazos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.