La función de las cosas.

Buscaba mesa, mi charola traía un cuenco con arroz brócoli y pollo, una servilleta, una galleta de la suerte y soda de naranja.
Al final de la última fila, junto al ventanal, estaba la mesa, iluminada, sola, limpia. Podría hasta decir que triste o abstraída pero me han dicho que deje de adjudicar sentimientos a los objetos inanimados.
Me senté dos mesas más hacia el centro de la cafetería, para verla.

Related Articles

0 comentarios:

Archivo del Blog

Con tecnología de Blogger.