Ir al contenido principal
Intento tocar físicamente el tiempo, señalarlo, rasgarlo, cualquier cosa que nos explique porqué estamos aquí discutiendo sobre algo parecido al futuro.

Por los años en que nacimos un geólogo encontró la línea divisoria entre el antes y el ahora. Se topó con el tiempo, de frente y lo rascó, lo palpó, lo olió y puedo asegurar que lo probó (yo lo hubiera hecho). Era una franja de tierra de unos cuantos centímetros, en algún cañón de Italia. Él era californiano, como nosotros. La franja de tierra fue el polvo que se formó después de que el meteoro golpeó la tierra.

Su apellido no era muy lejano al nuestro y seguramente él no era mucho más inteligente que nosotros, igual de terco, igual de iluso tal vez. Te puedo asegurar que seguía siendo un niño; su pasión era la tierra, jugar con ella, examinarla, mirar las piedras. Su padre se había ganado el Nóbel de física, él sí que era un genio pero era un adolescente; su pasión eran las partículas elementales y los estados de resonancia, para mi era un adolescente, solo los adolescentes creen en lo definitivo.

La franja de tierra era densa y se encontraba justo donde se divide el antes y el ahora. Si tú fueras la tierra y yo fuera un geólogo diría que la planta de tus pies cumplió 4.6 billones de años (y tú que te quejas de tu edad) y en un principio eran calientes, no se comparan con lo frío que se ponen por las noches aunque los enredes con los míos. Tu cabello por el contrario es la maleza por la que caminamos, ahora, en el presente. A nosotros nos tocaría ser un par de piojos o los organismos que se alimentan de la grasa del cuero cabelludo, así como cuando desenterramos las cebollas y las papas o cortamos algún fruto. El caso es que si fueras la tierra, la franja de la que hablo se encontraría a la altura de tus pechos. Exactamente a 64 millones de años. Y no se parece a la densidad de tus pezones pero se podría comparar la emoción al tacto.

La franja de tierra puede ser encontrada en todo el mundo justo ahí, entre el antes y el ahora, a 64 millones de años geológicos, a la altura de tu pecho cronológico, en algunos puntos donde se puede ver en las paredes de tierra los anillos que nos forman. Contiene iridium que es un gas traído por el meteorito, cuarzo de estructura molecular alterada solo encontrado en sitios de impacto meteórico, polvo de carbón de la ceniza que se esparció por todo el mundo después de que se quemaran los bosques y microtektites que no es más que vidrio, cristales en formas de lágrimas y gotas, el calor producido por el golpe mandó al cielo moléculas líquidas que con el vuelo se cristalizaron y cayeron a la tierra. Imagina por toda la tierra una lluvia de gotas de vidrio. Después se quemó todo, se levantó el polvo del impacto, ceniza y polvo cayeron, imagina los lomos de los libros junto a una chimenea acumulando polvo o ceniza por 40 años. El mundo se congeló, como tus pies por la noche, porque el sol no lograba traspasar las cobijas de polvo, después se calentó y por último una lluvia ácida.
Bajo esa franja de tierra se encuentran todos los restos de los dinosaurios, hace tiempo que no escucho sobre el descubrimiento de nuevos restos y si lo he oído o se han encontrado no me he enterado porque ya no me emocionan tanto los dinosaurios. Creo que ya no soy un niño. Esa noche o ese día en que el Tyrannosaurus rex (mi favorito) se comía a un velociraptor (mi segundo favorito) pasaba un meteoro de 10 Kilómetros de diámetro (si ponemos el meteoro en el lugar más profundo del mar podríamos ver una isla con kilómetro y medio de altura sobre el nivel del mar) a gran velocidad (imagina volar de Nueva York a California en 7 minutos) golpeó la costa de Yucatán exactamente en chicxulum.

Los dinosaurios murieron en ese momento o en el hospital como en casi todos los choques. Los mamíferos que eran unos animales chiquititos comían poco, usualmente puras raíces y vivían bajo la tierra fueron los que salieron ganando. Soportaron junto con las cucarachas y muchos animales marinos la quemazón y la helada y pudieron evolucionar sobre la tierra ya que no había reptiles gigantescos que la dominaran.

Evolucionaron y empezaron a preguntarse cosas, de dónde venimos hacia dónde vamos, valdrá la pena reproducirnos, cuándo será el final. Esas preguntas causaron guerras y crearon religiones. Las conclusiones de unos fueron impuestas a otros y así… hasta llegar a nosotros que discutimos y nos preguntamos lo mismo, sobre el futuro, me dices que soy un niño y pienso en los dinosaurios. Inmediatamente después pienso la franja de tierra que los tapa, o la franja de polvo que habría sobre mis dinosaurios de plástico de aún tenerlos, o en tus pies tan viejos como el mundo. Por último pienso en tocar el tiempo a la altura de tus pechos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …