Ir al contenido principal
Hay relámpagos y no puedo dormir.

La historia va así: un joven conoce a una muchacha en una fiesta, la acompaña a su casa, en el camino le presta su chamarra, se dan un beso en la entrada del cancel y él se va. Al tiempo él regresa y pregunta por ella. “Ella murió hace muchos años joven.” Él visita la tumba donde se supone descansa su cuerpo, y sobre la cruz encuentra su chamarra. Enloquece.

Recomendación uno: si conoces a una mujer y le encuentras un aire antiguo, pregunta si está viva. Si desaparece, tienes un buen sentido de la moda, si no desaparece no le prestes tu chamarra por si las dudas.

Vas por la carretera y una mujer te hace la señal. No paras porque piensas que es una nueva banda de secuestradores. Cuando miras el retrovisor para mirarla alejarse, la encuentras sentada en tu asiento trasero. Chocas y eventualmente la gente lo entiende, “se le apareció la que pide raite.”

Recomendación dos: maneja un pickup de cabina sencilla.

Yo recuerdo una señora de un delantal verde, la vi entre el follaje de un árbol de guajes. Me asusté mucho, primero porque el árbol estaba en su propiedad y yo lanzaba piedras para quebrar los envases tirados por su patio. Segundo, porque supe que esa señora no podía haber desaparecido como lo hizo y sobretodo la forma en que me vió, sin reclamarme nada, como si yo no fuera un niño travieso que lanzaba piedras para romper sus envases, sino más bien alguien a quien pedirle un favor.

Yo la vi…

“¿Recuerdas cuando murió la abuela y mamá soñó que alguien la asfixiaba? Despertamos y la vimos con un extremo de la sábana enredada en el cuello y el otro extremo junto a la puerta. Esa noche mamá nos sacó de la casa del abuelo, en medio de la tormenta, de esas tormentas de Mazatlán que parecen tumbar casas. Mamá soñaba que la abuela le hablaba desde la ventana, luego ponía por cortina una sábana para no verla más”

Las historias de miedo casi siempre vienen del sur, como si acá no se apareciera nadie ¿o será que todos casi siempre vienen del sur?

¿Qué pasa con el género en las historias estas? ¿Por qué no se aparecen señores, siempre señoras o mujeres jóvenes?

“A la abuela la velaron en la sala de la casa. Me dicen que yo, con un par de años, mantenía conversaciones con ella ahí en la sala, ahí donde ella se sentaba a mecerse.

¿Recuerdas que pasó mucho tiempo para que el abuelo aceptara que el cura bendijera la casa y así pudiera descansar en paz?

Sí, el abuelo no dijo nada hasta que todos se empezaron a quejar de la abuela y su divagar por la casa.

¿Recuerdas qué dijo el abuelo?

Sí, que él aún sentía el peso de su cuerpo en el costado de su cama.”


Hay relámpagos. No puedo dormir.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.