Ir al contenido principal
Amanecí sin mi calcetín derecho, me desperté y sentí mi pie desnudo el cual moví para ver si lo tocaba o sentía entre las sábanas (fe a un talento escondido en mi DNA de cuando era chango) no encontré nada. Con ese pie desnudo (más bien con el dedo gordo de ese pie desnudo utilizádo como gancho) me quité el otro calcetín para tentar con ambos pies. Era temprano y la verdad es que había dormido poco. No encontré nada, bueno encontré mi calcetín izquierdo que pensé era el derecho y terminé confundido. Con mi talento milenario logré prensar el calcetín izquierdo y sacarlo del colchón. Creo que no había abierto los ojos del todo. Me quedé dormido de nuevo, unos minutos, no muchos, pero suficientes para olvidar el incidente. No es la primera vez, ocurre una o dos veces por mes pero en ocasiones pasan meses si que suceda.

Opciones:


A) me quito el calcetín en estado sonámbulo y lo mezclo con los calcetines sucios haciendo imposible corroborar que en efecto ese calcetín, de entre todos los sucios, es el que se usó en ese día determinado.

B) Los duendes que se roban un solo calcetín (razón para que los duendes roben un solo calcetín: a) alimentan sus ciudades tras las paredes con un combustible extraído de los mismos, b) trabajan para la transnacional fruit of the loom o hanes o a sueldo de todas las compañías calcetineras con el simple afán de mantener en marcha la maquinaria del consumo de calcetines, c) les gusta el olor y es como un ramo de rosas para sus amadas duendas; c suena muy poco probable) llegan a grados de desesperación y descaro en los cuales me despojan de mi calcetín derecho mientras duermo.
C) Tengo que comprar calcetines nuevos que dejen la piel marcada por la presión de elásticos o resortes o costura (como se llame) y tirar ese montón de calcetines abatidos por el cloro que mas bien parecen bufandas por sus dimensiones;
C) suena muy poco probable.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Louie Navarro

Pescadores; de lo perdido, lo que aparezca.

La fotografía es un atentado contra la muerte. Louie Navarro se aferra con sus imágenes a un final digno, nos hace pensar que no todo está perdido, nos convierte en espectadores de sus duelos contra el tiempo y lo perecedero. Louie levanta la cámara cuando está tirado en el piso, herido de gravedad, consciente del poco tiempo que le resta, que nos resta. Dispara, obturador que se abre para dejar registro de que se luchó hasta el final. Se podría pensar que estos últimos disparos nunca dan en el blanco, que son simplemente un testimonio de dignidad, sin embargo en nuestro imaginario de duelos son estas última balas disparadas desde el suelo las que nos regalan un final feliz.

El trabajo fotográfico de Louie Navarro tiene los tintes trágicos de una lucha perdida; de un oeste salvaje e indomable. La foto-documentación de una comunidad de pescadores invadida por una productora cinematográfica que irónicamente capitaliza con l…
Poéticas de Emergencia: Ciudad Juárez.
Antes que nada quiero agradecer a Espacios Comunes por la oportunidad de impartir el taller en Ciudad Juárez en especial a Abril Catro, Armida Aponte, Buba Alarcón y Felípe Zúñiga.  Hoja de Ruta nos abrió las puertas de su biblioteca comunitaria para tallerear por cuatro días. Además al final del último día de taller convocó una lectura para la comunidad. Juárez es una ciudad que se parece a Tijuana por las condiciones geopolíticas obvias pero difiere en un montón de cosas. Mucho de el taller fue, por lo menos para mi, encontrar estas diferencias y dentro de las similitudes, poder articular algunas herramientas para la creación de poéticas de emergencia. 





Hoja de Ruta fue una gran sorpresa, Gaby Torres me dijo alguna vez, que dijo Oscar Wilde si mal no recuerdo, que no hay que bajar la cultura a un nivel de entendimiento básico, lo mejor sería, y es exactamente esto lo que pretende este colectivo con su biblioteca comunitaria, subir a la comunidad …