Ir al contenido principal




A mi me gustaba el rock pero más Isabel.

Isabel tenía un diminuto vestido plateado y lindas piernas flacas. Era una marciana de película de los 60 perdida en un concierto de la cuca.

Yo traía mi camiseta del che y mi chamarra bomber negra.

Me acerqué a platicar con ella
me tomó de la mano: si bailamos-esta, me quedo contigo todo el tokín pero tienes que acompañarme hasta que pasen por mí.
Esperamos afuera y se llevó mi chamarra.

Ella tenía el pelo corto y rapado de la nuca, aretes en la parte superior de su oreja.
Yo el pelo largo, aretes no porque me regañaban en la casa
Ella me dio un beso mientras la cuca tocaba la calmadita
Yo no sabía besar pero para cuando llegaron por ella ya tenía las bases bien establecidas.
Ella odiaba a su papá porque nunca la dejaba ir a los conciertos.
Yo estaba en todos los conciertos
Ella traía una bolsa llena de dulces, maquillaje y un sacacejas.
A mi se me querían salir de las bolsas los monitos robados de las maquetas de mexitlan

Isabel vivía en los Álamos. La primera vez que la visité, miré un león de cemento junto a la puerta de entrada al patio. Lo contemplé por 20 minutos antes de que Isabel saliera.

El león tenia la mano levantada como invitándome a bailar. Y baile.

Isabel no me quería pero se metía entre mis brazos, yo apoyaba mi mentón en su mollera, increíblemente blanda.
Isabel lloraba: su padre era muy culero.
Yo le secaba las lágrimas con la tela rasposa de las muñecas de mi bomber jacket negra.

Yo también lloraba y ella pasaba por mis mejillas el poliéster de su blusa floreada

La segunda vez que la visité, el león me invitó a bailar de nuevo.
Salió el papá de Isabel y me corrió gentilmente.

Y bailé.

Nunca la visité de Nuevo.
La llamé a su casa y su madre me prohibió llamar.

Y dejé de llamar.

Nunca la volví a ver.
Ahora escucho a la cuca y me acuerdo de una puerta cerrada
Un papá culero
Unos diminutos ciudadanos mexicanos ahogándose en mi bolsillo
Una nuca rasposa al tacto y una mollera blanda.
Mi camiseta del che que me robaron del tendedero
Las lágrimas de Isabel
El saber que no me quería, por que no hubo tiempo

Me acuerdo de un león invitándome a bailar.


Y bailo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.