Ir al contenido principal
Ayer fui a misa a preguntarme cosas.

Muchos blogeros afuera, mucha gente conocida, otros solo de vista en algunas fiestas y la familia de ella.
Una de esas misas de luto, esas misas que imagino son la razón por la cual se inventaron las misas y seguramente las religiones enteras. Para despedir. Para preguntarse.
en este caso la despedida era emputadamente inesperada.

A ella la conocí en una fiesta,
después la conocí en el turístico,
después en otra fiesta,
después de nuevo en el turístico.
Nunca la conocí.

Yo dudaba en saludarla, nos mirábamos entre todos los asistentes,
los que siempre son los mismos
y seguíamos platicando con los mismos que platicamos siempre.

Sonreía poco para mi gusto y examinaba a la gente mientras, sentada en alguna mesa del turis, tomaba. Yo, si la miraba haciendo esto, es porque seguramente hacia lo mismo.

El tambor la conoció bien, (si es que se puede conocer a alguien bien) una sola vez, alguien se la presentó y como saben todos los que conocen al Tambor se cayeron bien.

Fue él quien me dijo de su muerte y fue por él que fui a la misa. Por mi-solo no hubiera ido. Como seguramente ella no hubiera ido a la mía de haber sido yo el pasajero de ese carro. Pero quien sabe, como lo he dicho antes: no la conocía.

Como es costumbre, me reprocho las cosas tarde.

Por qué nunca me cambié de silla para platicar con ella si los dos pasábamos el tiempo observando a la gente en el mismo bar con la botella de cerveza en la mano y varias veces hasta en la misma mesa.

Cómo es que no la recuerdo bailando estando seguro de haberla visto. Cómo es que la gente puede morir tan joven, en unos segundos que pudieron ser distintos, sin razón alguna.

Sé que no la conocía y que tal vez alguien encuentre irrespetuoso de mi parte escribir de ella.
Lo he dicho antes, la gente se amarra la vida ajena a la muñeca como si fueran globos de helio y de pronto se les van.

Lloramos como los niños viendo el color empequeñecer en el cielo.

Nosotros, los que nos quedamos, eventualmente nos iremos volando o nos enchinaremos levitando por entre los muebles de la casa después de la fiesta.
Lo malo es que Claudia se fue a la mitad de la fiesta. Si mal no recuerdo ella solía hacerlo así, al igual que yo junto con alguna amiga o amigo.
Al final, alguien se tiene que quedar a recoger los envases y las serpentinas,
espero no ser yo.
Claudia, nos vemos en otra fiesta.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Vine a tecolotlán a acompañar a mi padre, un tal Marcos Ramirez.

El se fue del pueblo un día que su madre le dijo que para él ya no había más tortillas, tenía 12 años.
Yo vine a teco a impedir que comiera muchas tortillas (por el diabetes) pero le dejo que como un par, porque me da miedo que se me vaya, un par nomas.

Los Zepeda. mañana posteo los recuerdos de los Zepeda.
Llegamos a Madrid, súper enfermos. Pasamos un día en el hotel. Granola con una infección estomacal y yo con otra infección que no tengo ni idea por qué se manifestaba con un dolor de hombros insoportable, igual no era infección pero mi solidaridad es extrema si es cuestión de pasar tiempo en la cama. Después de 24 horas de estar en el hotel, salir por algo de comer y un té, nos embarcamos en la primera parada: Salamanca.
Logramos llegar a visitar a Natalia y nos llevó por ahí, a ver atractivos turísticos y de bares.  Comimos unas costillas que nos recomendó el buen Luis Arturo Guichard en un lugar de nombre Ruta de la Plata. 

Aquí nos pidió que encontráramos una rana. Imposible, pero les diré que está sobre una calavera en el pilar de la derecha. Parece un calavera con un tumor óseo pero es una rana y esa rana se supone que te dará suerte en los estudios. 
De los bares, el Paniagua fue mi favorito. 

Venden una agualoca que no quise probar, un vaso de 24oz que parecía suficiente para …
Presupuestos Gratis!

Razón por la cual no he escrito:

Bill Mckelly es un don que compra casas, las remodela y por último las vende.
Nos encargó esta chamba la cual ya terminamos pero se pintó dos veces, se cambió diseño. Al final duramos el doble del tiempo calculado en sacar el pasamanos.

Tips del día para todos aquellos realstate readers que pasen por aquí.

1) Ahora tardense un putero en sacar sus casas, cada día el mercado sube y entre mas pasa el tiempo mas vale tu casita.
2) Aprendan de sus errores porque en cuanto el mercado se empareje o se vaya en picada tendrán que reducir errores y guardar cada penny.
3) Llamenos a nosotros que no cobramos extra por remiendos.